El 5 a las 6

Como tantas otras cosas en las que tantos sevillanos ilusos y optimistas nos empeñamos hace algunos años, y que en ese momento unos pocos calificaron de venta de humo (y ahora vemos que se levantan ante nuestros ojos), también hoy podemos decir que la factoría cultural en que queríamos convertir a Sevilla está ya siendo una realidad. Esta factoría cultural está llegando ya a su nivel óptimo de producción. A pesar de los escépticos interesados, se ha demostrado, la ciudad ha demostrado, que tiene pulso cultural, energía cívica, ganas y buen gusto sobrado para este empeño que tenemos fijado.

Sevilla va a llegar a ser en no mucho tiempo una de las grandes ciudades culturales de Europa. Esta es una afirmación realista, basada en la propia renovación urbana que estamos acometiendo, en el centro, la Alameda, o la Encarnación, por citar sólo tres ejemplos, o el nuevo auditorio de la SGAE, por poner un ejemplo de nuevo equipamiento, o en nuestra declaración como ciudad de la música por la UNESCO, por poner un ejemplo de incentivo cultural. Todo ello va a hacer de nuestra ciudad una plataforma extraordinaria para la actividad y la vida cultural en todos los sentidos. Y ahora el arte en la calle.

Es un reto que , como otros que nos habíamos fijado, va a tener el mismo resultado exitoso con el que estamos consiguiendo hacer de ésta una ciudad para la cultura, una ciudad abierta y humana, una ciudad para las personas.
Pero sobre todo y ante todo está el público. Sin el público, sin el ciudadano interesado por la cultura, nada de esto pudiera estar pasando.Nos vemos el 5 a las 6 en Plaza Nueva.
Del 5 de Diciembre al 14 de Enero y coincidiendo con la inauguración de la nueva Plaza Nueva, el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla ha organizado con el patrocinio de La Caixa la exposición “El Mito Perdido” que recoge 22 esculturas de grandes dimensiones, obra del escultor polaco IGOR MITORAJ.
La Exposición se desarrollará en todo el perímetro de la plaza, celebrando de esta forma la recuperación para el peatón de este espacio que ha estado mas de 8 meses en obras.

Industria Cultural


Desde hace unos años se habla en nuestro país con total normalidad de gestión cultural, industria cultural o economía de la cultura. También es sintomático que los responsables públicos de áreas de gestión relacionadas con la economía , hacienda, empleo, innovación, tecnología y otras comiencen a dirigirse a los agentes culturales como a cualquier otro segmento productivo de nuestra sociedad.

Pero esto que ahora y aquí nos resulta tan obvio, tan natural, hace apenas diez años era una de las cosas que envidiábamos de Europa los que soñábamos con modernizar Andalucía.

Al igual que otros sueños éste también se va cumpliendo y de forma muy evidente en Sevilla; desde el principio, cuando en los estudios de preparación del Plan Estratégico se manejaba el concepto de Sevilla como Factoría Cultural, hasta la creación del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla, ICAS. Y todo esto no hubiera sido posible si el sector industrial y económico que sostiene la acción cultural en nuestro entorno no hubiese avanzado en la misma dirección y no hubiese evidenciado la misma necesidad. Sigue leyendo

Educación en valores


Educación en valores Hay un antiguo proverbio africano que dice que a un niño lo educa toda la tribu. Es una gran verdad. Creo que debemos aplicar esa idea, y hacer de la ciudad, de la propia ciudad, de su historia, su patrimonio, su cultura, un instrumento educativo de primer orden.Y ello además con una doble contrapartida: participar en el enriquecimiento formativo e intelectual de los niños y jóvenes sevillanos, y promover en ellos, en los adultos del futuro, su adhesión a la propia ciudad. Que vean Sevilla como el escenario de sus vidas, pero como un escenario al que amar, cuidar, renovar.En estos días estamos poniendo los cimientos, y hablo casi en sentido literal porque están trabajando los albañiles, digo que son los cimientos de la Sevilla del futuro. Un modelo de ciudad que definimos como La Ciudad de las Personas.Pues bien, si todos nuestros esfuerzos de hoy por hacer una ciudad para las personas, para los ciudadanos, más humana, se encuentran luego con que no existen en el futuro esos ciudadanos responsables y comprometidos con la propia ciudad, no habremos conseguido nada.Es básico para todos que la ciudad de las personas se asiente fundamentalmente en la educación de esas personas, de sus formación sí, pero también de su educación cívica, su educación en valores solidarios, humanistas, comprometidos con la comunidad.Otro modelo no lo veo. Una ciudad de unos pocos blindada contra la mayoría es también posible, pero no sería Sevilla, por supuesto.

Acabemos con el tópico de la "maldición sevillana"

Ver más en:
Acabemos con el tópico de la “maldición sevillana”

…”Pero paradójicamente, en un campo lleno de indicadores en el que todo se mide, el beneficio que para nuestra autoestima colectiva que estas iniciativas están ahora inyectando en la sociedad sevillana tal vez sea lo único no cuantificable. Y lo más productivo.Será la manera de romper esa supuesta maldición sevillana de que aquí lo más productivo es no hacer nada y que es contraproducente hacer mucho.”

La ley prohibe beber en la calle


La ley prohibirá el consumo de bebidas en zonas distintas a las previamente establecidas por cada ayuntamiento, no permite el aprovisionamiento de bebidas mediante encargos telefónicos, por mensajería o cualquier otro medio, e incide en otros preceptos ya recogidos en las ordenanzas municipales como son la prohibición de abandonar envases en la vía pública o la de realizar las necesidades fisiológicas en la calle.
Más en :La ley prohibirá beber en la calle…

Completamente viernes

Las palabras son barcos y se pierden así, de boca en boca,como de niebla en niebla. Llevan su mercancía por las conversaciones sin encontrar un puerto, la noche que les pese igual que un ancla. Deben acostumbrarse a envejecer y vivir con paciencia de madera usada por las olas, irse descomponiendo, dañarse lentamente, hasta que a la bodega rutinaria llegue el mar y las hunda. Porque la vida entra en las palabras como el mar en un barco, cubre de tiempo el nombre de las cosas y lleva a la raíz de un adjetivo el cielo de una fecha, el balcón de una casa, la luz de una ciudad reflejada en un río. Por eso, niebla a niebla, cuando el amor invade las palabras, golpea sus paredes, marca en ellaslos signos de una historia personal y deja en el pasado de los vocabularios sensaciones de frío y de calor, noches que son la noche, mares que son el mar, solitarios paseos con extensión de frase y trenes detenidos y canciones. Si el amor, como todo, es cuestión de palabras, acercarme a tu cuerpo fue crear un idioma. (Luis García Montero)

El quinto centenario de la Catedral coincide con su salvación como monumento.

La Catedral de Sevilla se deshacía, literalmente. Advertencias de los expertos, alertas de la Unesco,… se sucedían mientras seguían vertiéndose toneladas diarias de contaminación sobre sus venerables piedras. Piedras que han resistido siglos, con los cataclismos propio de la historia, pero que estaban a punto de perder la batalla contra el enloquecido tráfico urbano de finales del siglo XX. Un pueblo culto, sensible al arte, orgulloso de su pasado, no puede permitir semejante desafuero impasiblemente. Cada día que pasaba, estábamos más cerca de ser señalados como bárbaros por las generaciones futuras de sevillanos.

Por eso, cuando la autoridad de la ciudad tomó la decisión de aplicar de una vez por todas lo que tanto se había anunciado y debatido, la inmensa mayoría de los ciudadanos apoyaron sensatamente la decisión. Es contradictorio ser un amante de la historia y las tradiciones de Sevilla, de su personalidad, y al mismo tiempo contribuir a la degradación de su patrimonio por el empeño de llegar en coche hasta la misma puerta de su comercio o cafetería favorita.

De esta necesidad de salvar nuestro patrimonio, ha nacido la virtud de hacer de la Avenida uno de los paseos más hermosos que se pudieran concebir. Junto al mejor “cahíz de tierra del mundo”, al pié de la catedral, que es un símbolo no de Sevilla sino de la cultura occidental, con sombra, bancos, árboles (naranjos, árboles de las orquídeas y robinias), espacio para el paseo, para el ocio, para vivir y disfrutar la ciudad. Uno de los más hermosos de Europa.
Más datos,aquí:
http://smsevilla.blogspot.com/2006/08/informe-de-la-unesco.html
http://smsevilla.blogspot.com/2006/08/cdigo-rojo-en-la-avenida.html
http://smsevilla.blogspot.com/2006/08/asociacin-de-vecinos-torre-del-oro.html