…la luz de una ciudad reflejada en un río.

image023.jpg

“Las palabras son barcos

y se pierden así, de boca en boca,

como de niebla en niebla.

Llevan su mercancía por las conversaciones

sin encontrar un puerto,

la noche que les pese igual que un ancla.

Deben acostumbrarse a envejecer

y vivir con paciencia de madera

usada por las olas,

irse descomponiendo, dañarse lentamente,

hasta que a la bodega rutinaria

llegue el mar y las hunda.

Porque la vida entra en las palabras

como el mar en un barco,

cubre de tiempo el nombre de las cosas

y lleva a la raíz de un adjetivo

el cielo de una fecha,

el balcón de una casa,

la luz de una ciudad reflejada en un río…/…

Luis García Montero

La noche más hermosa

Es un programa de madrugada de fin de semana en Canal Sur Radio. Que me perdone Manolo Casal pero no lo he oído ni un sólo viernes o sábado. Es como el que me cuentan que hace la entrañable Carmen Borja a diario en la radio pública de Andalucía. Como el “Hablar por hablar ” de la SER, pero con historias más normales, a esas mismas altas horas. No soy oyente de esa franja horaria, pero sí sé que Francisco, invidente, desde Londres es de los oyentes activos , interactivos diríamos nosotros, que suscita más admiración con sus cultas intervenciones. Y que Patro desde la añorada Granada o Rafaela desde mi amada Córdoba son ejemplos de participación real, aunque “El Cabrero”, con sus cabras, se lleva la palma en sinceridad.No entran en la red, ni entrarán nunca, porque se les hace un mundo. Su red es la radio, sus blogs son esos programas que les acompañan en las horas de insomnio o los posts que les ayudan a comunicarse o ,¿por qué no?, el messenger para encontrarse antes de conciliar un sueño ya muy esquivo a sus edades. El jueves pasado la radio les hizo conocerse a muchos de ellos, más de un centenar, en Sevilla, en el club Antares.

Tere en clase

Mi madre, uno de ellos, volvió emocionada. Vive sola, porque le da la real gana, y no para todo el día de aquí para allá, de estar con gente. Pero llegada la hora en que cada mochuelo está en su olivo, estos amables y “hermosos y hermosas” búhos que vuelan entre las ondas, son su gente. Benditos sean. Gracias, siempre, a la radio. Gracias Manolo, Manolo Gordo. Gracias Carmen.

Público sin corbata

Hace veinticinco años que suelo llevar corbata al trabajo. En la Facultad ni de lejos. Luego en el Hospital algunas veces. Fue en la Diputación cuando empecé a usarla con frecuencia,aunque mi padre o quien estuviera a mano hacía el nudo para que luciera bien.Después,durante años,con los ojos cerrados,andando y hablando por el móvil,todo a la vez por aquello de las prisas y la agenda.Me acostumbré tanto a ella que,en invierno,incluso algún día de descanso me la colocaba.Ahora,sin saber porqué, no tanto. Será cosa de la versión Alfredo 5.0.Por eso me parece curiosa, entre tantas informaciones esta respuesta a un correo al nuevo Público. No diré que el periódico tiene razón, ni mundo, pero sí quizá sea vanguardia del abecedario diario de mucho pueblo en nuestro país:

“Por otra parte, Eduardo, salvo por obligación profesional, cada vez menos gente lleva corbata. Sólo la usan los políticos, banqueros, ejecutivos y gente así. Yo creo que la corbata es signo de distinción: es decir, de distancia.Distinguirse, distanciarse de la minoría, alejarse del “vulgo municipal y espeso”, me parece una ambición mezquina y minúscula. Además, para conseguirlo, uno casi siempre acaba avasallando:convenciéndose de que uno mismo es señor y el resto son vasallos. A mí eso me parece tan entristecedor que casi nunca llevo corbata ni traje, porque incita a sacar pecho (al menos a mí) y a hacer a otros de menos. Prefiero acercarme a los demás en lugar de distinguirme o distanciarme de ellos. Y estoy convencido de que a usted le pasa lo mismo, Eduardo”.

Alejandro Sanz

Hace algunos años, pocos, de esto. Me salió del alma. Le había entregado un premio en la Gala de la Hispanidad de Tele 5, en directo, un doce de octubre, por la noche, en mi ciudad, Sevilla. Y le solté:”enhorabuena,tío”. Y él:”gracias tío”.Los oídos castos escribieron escandalizados al día siguiente, escandalizados de mi forma de hablar, impropia de…en fin, ya sabéis cómo son.

Esta noche, Alejandro Sanz, de nuevo aquí, en Sevilla, en verde y blanco.


¿Política sin ideología?

azana.jpgDecía Manuel Azaña que un discurso dicho desde el gobierno es un acto de gobierno. Esto supone un principio ético en virtud del cual el pensamiento no puede sustanciarse diferenciado de la acción. Es lo que Domenchina denominó la corporeidad de lo abstracto. No existe, por tanto, en política una acción coherente, y que sea aceptable en el plano ético, que no tenga un modelo y un propósito ideológico.

Siempre es un grave error en política confundir lo contingente con lo trascendente y si la motivación política nace sólo de una pulsión cívica y ética padece de un empobrecimiento intelectual manifiesto. La política condiciona todos los aspectos de nuestras vidas y, por ello, reducirla a lo inmediato, a lo provisorio o a la frivolidad de una cotidianidad frágil de perspectiva, nos socava como ciudadanos y como personas. Por ello, hay que sobresanar muchos clichés interesados sobre la actividad política y concebirla en sus términos mas altos de entrega cívica, es decir, como una pulsión del bien público llevada con lucidez.

Afirmaba Ortega y Gasset que en las épocas de crisis, cuando las creencias se ponían en duda y se volatizaban, como el ser humano tiene la necesidad de creer en algo, se aprehendía a lo que no podía disiparse por su propia naturaleza, es decir, lo material. Yo no voy a renunciar nunca a un mundo donde las ideas sean el motor que configure la realidad e incluso a la utopía. Porque cuando la idea de la libertad, la justicia, la solidaridad, dejen de ser una utopía, el ser humano dejará de existir.

 

img_0756.JPG

foto martínez

La HOAC "un poquito revolucionaria" de D. Juan Centeno

Tres cartas sobre Baños:propuesta de debate.

He recibido,entre otra muchas,estas tres cartas.

En vuestra opinión:¿qué he de contestar al remitente?sobre.gif

Sevilla, 22 de noviembre de 2005

“Excmo. Sr. Alcalde:

Con satisfacción leo en la prensa que se peatonaliza la calle O’Donnell. Se ha encontrado solución satisfactoria a todos los sectores interesados.

Me dirijo a usted con una reivindicación humilde, aunque ya histórica , pues hace más de quince años que pedí una solución a la calle Baños. Pido sólo que se estudie algún remedio a la excesiva carga de tráfico rodado que soporta en beneficio de unos pocos, y poderosos, y en perjuicio de la mayoría.

Sé bien la dificultad del problema, pero creo que como en el ejemplo al principio citado o tantos otros que usted ha enfrentado en su mandato, alguna solución habrá que mejore a la maltratada calle Baños si existe voluntad política para ello.

Como usted sabe, en San Vicente o Baños, entre otras calles céntricas, hay numerosas casas sevillanas que no pueden siquiera abrir sus puertas por la polución y los humos. En fin , las urgencias sanitarias o de otro tipo son de difícil solución ante el colapso de La calle durante varias horas del día.

Colocación de semáforo a la altura de Torneo para limitar el acceso, búsqueda de vías alternativas – Alameda, Trajano, etc, de penetración al aparcamiento de plaza de la Concordia, son soluciones que a titulo de ejemplo pueden estudiarse.

Estoy seguro de que los técnicos encontrarán alguna salida si estudian seriamente el asunto. Ha de romperse la idea de que algunos temas en Sevilla son imposibles de solucionar porque afectan a los más fuertes.

Permítame una concesión nostálgica : hace veinte años, el alcalde, de su partido, plantó cara a las vías de hecho de los mas poderosos y dignificó el cargo que ejercía, con motivo de la recepción de apertura de unos grandes almacenes en Nervión: el ayuntamiento no había otorgado alguna licencia preceptiva y el Alcalde no podía estar allí; Y no estuvo. Quizás sea el momento de que otro alcalde socialista tenga un gesto para que la ciudadanía perciba con claridad que el interés general está por encima del particular por legítimo que éste sea.

Sepa que, en cualquier caso, estoy a su disposición como vecino del barrio por si fuera de utilidad alguna iniciativa que pudiéramos sugerir para mejorar la zona de calle Baños.

Atentamente.”

sobre.gif

Sevilla, 19 de junio de 2007

Estimado Sr. Alcalde.

Querido amigo Alfredo:

Al iniciar tu tercer mandato, te felicito sinceramente. Espero, como muchos sevillanos, que sea bueno y fructífero para la ciudad.

Como te prometí -y me animaste a que hiciera-, sigo con mi petición para la calle Baños. Creo que pido algo en beneficio propio, desde luego, pero también beneficioso para mucha gente. La situación ha llegado a unos límites que no podemos esperar al final del mandato que es cuando suelen abordarse los temas espinosos. Por eso te pido de nuevo que tomes en tus manos el asunto. Tienes toda la legitimidad democrática que te da el respaldo mayoritario de la ciudadanía. Y la tendencia a la peatonalización es favorable. No quiero tampoco una calle del todo peatonal: ¡pero no que todos los coches pasen por mi puerta¡.

En fin, tú sabes que cada vez más, los ciudadanos, conscientes de ,Sus derechos, reclaman al ayuntamiento por la llegada tardía de una ambulancia o por cualquier otro motivo. Cualquier día puede ocurrir una desgracia en la calle sin que los servicios públicos puedan acceder a ella en un tiempo razonable.

No te canso más. Te adjunto la carta que envíe el año 2005 y de la que recibí protocolaria contestación. Confío que ahora, con nuevos bríos, impulses una solución justa al asunto.

Te saludo atentamente, y te reitero los mejores deseos que, como vecino al que nada de lo que ocurre en la ciudad le es indiferente, te envio afectuosamente.

sobre.gif

Sevilla, 25 de septiembre de 2007

Estimado Sr. .Alcalde. Querido amigo Alfredo:

Vuelvo a la carga con la calle Baños. Sin dar tres cuartos al pregonero, discretamente.

Dicen algunos que la restricción del tráfico será la muerte del centro: es muy cómodo decirlo cuando no se padece el calvario que es todavía la calle Baños a diario. Recuerda cómo se opusieron a la peatonalización de Tetuán: ahora la calle más cara de Sevilla.

Además, es fácil la solución: pequeños microbuses que lleven a la gente hasta el Duque. Lo que no debe seguir, y tú eres consciente, es que unos pocos nos sacrifiquemos para que otros lleguen en coche hasta el mismísimo corazón de la ciudad.

Ánimo, si has podido n la avenida y calle San Fernando, ¡no has de poder con Baños!.

Un ruego. Envíame unas letras, aun de tu secretaria, dejando constancia de la recepción y de lo que pienses hacer con mis peticiones. Ya sabes que ni siquiera las registro: Creo que cumplirás la promesa que nos hiciste de acabar con el tráfico privado en Baños. No ayudaré al coro de “talibanes” de la ciudad, pero, por favor, contesta.

Saludos y adelante.