Sevilla aprueba la ordenanza que sancionará a clientes y perseguirá la publicidad sexista y a los proxenetas

El Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado por unanimidad de todos los grupos municipales en un Pleno ordinario la Ordenanza para luchar contra la prostitución y la trata con fines de explotación sexual en nuestra ciudad, que prestará ayuda y recursos sociales a las mujeres en situación de prostitución y sancionará a los clientes que demanden servicios sexuales en la vía pública, además de perseguir y luchar contra la publicidad sexista y establecer todas las medidas posibles contra quienes se lucren de esta práctica como son los proxenetas. Dicha ordenanza ha sido calificada por todos los grupos municipales como “absolutamente necesaria” para luchar de la forma más efectiva posible contra esta forma de violencia machista y ha sido fruto del consenso, las aportaciones y la máxima participación posible, a la vez que muy esperada por la gran mayoría de sevillanos. Por estos motivos, el gobierno local ha sido felicitado por la oposición ante esta iniciativa.
La Ordenanza viene a completar además el Plan de Acción Integral para Promover la Erradicación de la Trata, la Prostitución y Otras Formas de Explotación Sexual puesto en marcha desde hace más de un año.

Anuncios

La "Flora Tristán" crece en el Polígono Sur de Sevilla

La regeneración y recuperación de una zona tan vasta y tan deteriorada como el Polígono Sur necesita de la colaboración y cooperación de todos. Y en eso estamos. Damos pasos pequeños,  incluso tímidos a veces, pero firmes y seguros. Y por eso nos sentimos orgullosos, todos, de lo que el Plan Integral del Polígono Sur está suponiendo. Este Plan está aportando algo tan valioso como es  una visión estratégica integral al proceso de transformación del barrio, abarcando aspectos sociales, económicos, urbanísticos, educativos, sanitarios, culturales y laborales,y refleja la continuidad del compromiso político y presupuestario de las diversas instituciones con los vecinos. 

Los impulsores de este Plan, el Ayuntamiento y la Junta, estamos convencidos de que propiciar la participación e interacción de todos los agentes implicados es el medio fu una opción muy adecuada para lograr la transformación integral de la zona.  

Desde el punto de vista de las administraciones, pretendemos adaptar los  recursos existentes a las necesidades específicas y establecer sistemas que aseguren la eficiencia de los servicios prestados, adecuando además los programas y proyectos a la realidad de la zona, estableciendo las modificaciones necesarias en los procedimientos habituales para que esto sea posible. Para conseguir nuestro propósito es imprescindible que, en cada momnto, seamos capaces de crear las condiciones necesarias para que exista una participación activa en los procesos de toma de decisiones así como en la vida cotidiana de la zona. Es decir, que el vecindario sea parte activa con criterios de normalidad. Somos muy conscientes de que, para que este criterio pueda desarrollarse, es necesario garantizar la seguridad ciudadana. Porque el barrio es un espacio de relación que ha de enriquecer las dinámicas de la vida colectiva y favorecer la integración. 

Por eso las  tareas que desarrolla la Residencia Universitaria “Flora Tristán” son tan significativas. Porque sólo muestran la implicación de la Universidad Pablo de Olavide en un proyecto social real y tangible. Desde que pusimos en marcha este plan, todas las actuaciones han tenido como premisa irrenunciable obtener hogares que sean en sí mismos ámbitos sostenibles de desarrollo personal y familiar, espacios públicos de relación, integración y desarrollo social, y equipamientos cualificados que garanticen a la población el acceso a todos los servicios y actividades de los que puede disfrutar cualquier ciudadano dotándolos de los medios necesarios para utilizarlos de forma racional. Y “la Flora” es  un significado instrumento  para todo eso que  en su día nos planteamosconscientes de lo ambicioso que es pero también de que es posible conseguirlo. El trabajo que estamos realizando en el Polígono Sur nos está demostrando que, sólo con una intervención decidida, firme y constante, conseguiremos regenerar una parte de la ciudad que se encuentra en un alto riesgo de exclusión social. 

Ahora tenemos los mejores mimbres para conseguirlo, sin duda,  pero necesitamos afianzar la colaboración de todos. El Plan Integral del Polígono Sur está haciendo avances importantes, importantísimos, y más allá de como por desgracia salen estas cosas en los medios de comunicación, cada día son más y mejor valorados por la ciudadanía, que es lo que verdaderamente  debe importar a quienes son los responsables últimos de ponerlos en marcha y a los vecinos y beneficiarios que ven cómo ya se les mira de otro modo desde el resto de Sevilla.

 

Airbus 350 en Sevilla: las sinergias del urbanismo productivo

Sevilla, y su región urbana han conseguido convertir en este tiempo en una referencia industrial y tecnológica en sectores avanzados a escala nacional e internacional. No es triunfalismo ni grandilocuencia. Es aeronáutica, es biomedicina y biotecnologías, es energía solar, es mecánica y automóvil eléctrico, es agroalimentación. Son ejemplos de sectores tecnológicos e industriales en los que nuestra ciudad ha sido capaz, en esta década, de convertirse en referencia.

En todos los casos mencionados, son muchas las circunstancias y el trabajo bien hecho de agentes, públicos y privados, para producir este renacimiento industrial de Sevilla durante la década y hacer que ahora, en plena crisis, Sevilla tenga más opciones de futuro que otras capitales. En todos los sectores mencionados hay una constante que se repite, en el origen de ese proceso de modernización y avance: el urbanismo productivo.

Sevilla pasó, con la elaboración y aprobación del nuestro Plan General, de un urbanismo voraz y especulativo, fijado exclusivamente en el desarrollo de vivienda de precio libre, es decir, inasequible para la mayoría, a un modelo de urbanismo preocupado por el interés general, y en materia económica, preocupado por mantener y aumentar las oportunidades para los sectores productivos. Un urbanismo fundamentado en tres principios: no desmantelar; no deslocalizar; y generar nuevos espacios productivos de calidad.

No desmantelar. Aplicamos como principio general que no se desmantelarán injustificadamente las instalaciones productivas existentes, muchas veces vinculadas a la sustitución apresuradas por pisos, guiado todo por criterios especulativos y cortoplacistas.

No deslocalizar. En el caso de las actividades económicas que han precisado de nuevos espacios para su modernización, se ha garantizado la permanencia en el municipio, y el mantenimiento o mejora del empleo.

Generar nuevos espacios productivos de calidad. Se ha promovido en Sevilla la generación de espacios productivos bien diseñados, accesibles, sostenibles, que dan cabida a actividades avanzadas, en diferentes sectores.

Gracias al urbanismo productivo y al compromiso con el interés general de este gobierno de progreso, hemos pasado de la Sevilla de Coca-Cola y Uralita, a la Sevilla de Palmas Altas-Abengoa, o Heineken-Cruzcampo, o EADS-Casa. Yendo concretamente al caso de EADS, han sido múltiples las acciones y actuaciones, económicas y políticas las que durante casi una década, han sido necesarias acometer no solamente ya para prepararse que era lo primero sino para conseguir que EADS decidiese implantarse definitivamente  en nuestra ciudad instalando la Planta de Montaje del A 400M en Sevilla.

Hace diez años la Comisión Ejecutiva del Plan Estratégico recibió e hizo suyo un documento-propuesta, sobre cuál era el modelo de ciudad posible y qué proyectos resultaban claves y entendidos como críticos para su logro, donde se resaltaba a una Sevilla como polo aeronáutico del Sur de Europa.  También entonces se puso la primera piedra de Aerópolis, impulsado por la Junta de Andalucía que entró en funcionamiento en la primavera de 2003 en San José de la Rinconada con una inversión de 18 millones de Euros. Hoy es imposible disponer de un hueco para instalarse en él.

La construcción de la nueva factoría de ensamblaje del A 400M con 150.000 m2 cubiertos, en una parcela de más de  600. 000 m2 pertenecientes a Sevilla, propiedad de Maestranza Aérea y propiciada por este ayuntamiento (que no fue fácil), además del decidido apoyo por parte de las Administraciones al proyecto del avión militar A400M, subvencionando  con cerca de un tercio de su coste, ha sido el punto clave para hacer de Sevilla ese Distrito Aeronáutico que nos propusimos. Como bien es sabido, el programa ha sufrido retrasos de desarrollo, complicaciones y sobrecoste. En determinados momentos, fue triste ver como determinados y minoritarios sectores reaccionarios y cainitas de nuestra sociedad, se jactaban de un hipotético fracaso del A 400M, y del oscuro porvenir aeronáutico que auguraban para Sevilla. Pareciera la última oportunidad de confirmar el mantenimiento de esa Sevilla resignada, que sin embargo se les escapaba . Todo eso quedó atrás y ahora el proyecto aeronáutico de Sevilla está lanzado imaparable hacia el futuro. Ya se ha comenzado la producción y ensamblaje en serie del aparato. En este próximo mes de febrero se materializará la firma del contrato definitivo del A 400M en la factoría de San Pablo.

Además, las sinergias generadas están siendo muy positivamente aprovechadas. Por ejemplo, la empresa de base tecnológica de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla ‘Teams’ ha firmado un contrato con Alestis en el que le adjudica el programa completo de ensayos sobre materiales, componentes y sistemas de la carena central y el cono de cola del futuro avión A350. Dicha adjudicación supone un importe que ronda los tres millones de euros. La envergadura de este proyecto posicionará a Teams dentro del reducido número de laboratorios a nivel Europeo con capacidad para llevar a cabo ensayos de primer nivel de una aeronave comercial.

Alestis adjudica a Teams el programa completo de ensayos de la carena central y el cono de cola del A350

 

 

Concertación estratégica en Sevilla

El Plan Estratégico ha llegado a su documento más importante, el que define los Objetivos y los Proyectos. La elaboración del Plan Estratégico Sevilla 2020, además de ser un compromiso que establecimos con la ciudadanía y un proceso en el que han participado miles de personas, ha pretendido siempre conseguir tener un plan de la ciudad. No un Plan de la Alcaldía o del Ayuntamiento, si bien hemos ejercido el impulso necesario para su desarrollo. Y tampoco un plan de uno u otro partido. Sevilla 2020 es el Plan Estratégico de la ciudad, elaborado desde la participación de todos y el consenso de los agentes económicos y sociales y las instituciones. Por lo tanto como tal debe de entenderse.

No ocultaré por supuesto que para mi resulta muy satisfactorio haber conducido este proyecto hasta este punto, pero serán otros, incluyendo los agentes e instituciones aquí presentes, los encargados de llevar a buen puerto lo que los ciudadanos y los agentes sociales han acordado en este Plan.

Creo que hemos hecho un plan estratégico coherente y realista con los tiempos que nos toca vivir. Un plan inteligente y avanzado en muchas de sus propuestas. Que toma el modelo de ciudad que se viene desarrollando en Sevilla y lo proyecta en su continuidad hacia el futuro. Creo en definitiva que tenemos un magnífico Plan Estratégico Sevilla 2020, que todas las instituciones presentes en su comisión estratégica pueden y deben asumir como suyo porque es un común denominador de aspiraciones compartidas.

El Plan Estratégico Sevilla 2020 presenta como importante novedad metodológica un mecanismo, que denominamos Comisiones de Impulso y Seguimiento, que tratarán sobre cada uno de los objetivos del Plan Estratégico, (y sus correspondientes proyectos). Cada una de estas comisiones será presidida por un miembro del la Comisión Ejecutiva. A ellas se podrán invitar a otras entidades relacionadas con los proyectos de cada comisión.

En resumidas cuentas, hemos propuesto un mecanismo de gobernanza, que compromete a todos los presentes en el desarrollo de Sevilla 2020, en el seguimiento de los procesos y en su impulso. De la propuesta que se les traslada quedan excluidas las administraciones públicas, excepto el ayuntamiento por su papel de liderazgo, ya que éstas deben de estar presentes en todas y casi siempre ser agentes responsables en el papel de impulsores de los proyectos.

Si bien como se ha dicho, el Plan Estratégico es un proceso de participación “metapolítico”, podríamos decir, es cierto que la dinámica preelectoral y electoral no es un clima especialmente adecuado para su “bienestar”.  Por eso, lo mismo que en otras ocasiones, y respecto al Plan Estratégico, he dicho que los partidos pueden y deben dejar espacio a procesos de concertación ciudadana como este, ahora es, a la inversa, el tiempo de los partidos políticos.  Un tiempo para que los técnicos sigan trabajando en la formulación cocreta de cada proyecto, por supuesto, y también para que remitamos el plan, como cortesía institucional lógica y necesaria,  a los candidatos de los partidos a las elecciones locales de mayo.

Aniversario Alberto y Ascensión

Como cada año, con motivo de este aniversario, todos los demócratas de Sevilla nos unimos en sentimiento a aquellos que han sufrido en su propia carne, o en el seno de sus familias, el injusto desgarro del sinsentido terrorista.

Como  presidente de una institución que sintió, en lo más hondo, la convulsión que supuso el asesinato del concejal Alberto Jiménez Becerril y el de su esposa, quiero reiterar que todos los que formamos parte, en cualquier nivel, del Ayuntamiento de Sevilla  sentimos como propio el dolor por lo pasado y miramos plenamente al futuro con esperanza.  Una esperanza que se fundamenta en el valor de los demócratas quienes, todos unidos y con fortaleza, estamos torciendo el pulso a los violentos. Es mucho el camino que nos queda por recorrer, y es deseo de todos que la sinrazón se troque en razón. El esfuerzo que a todos se nos exige es mucho. Pero el que a las víctimas, a los familiares y amigos de las víctimas se les pide es más que eso. Un esfuerzo inaudito de perdón, no de olvido, y de tolerancia democrática, y no de revancha. De todo ello  ha venido dando buen ejemplo  España a lo largo de estos años, y especialmente en los últimos tiempos. Esta es, desde mi punto de vista la constatación palpable de que las víctimas y los verdugos están hechos de un material de muy, muy diferente valor.

Oda a la crítica

Toqué mi libro: era compacto,

firme, arqueado

como una nave blanca, entreabierto

como una nueva rosa, era para mis ojos

un molino, de cada hoja

la flor del pan crecía sobre mi libro:

me cegué con mis rayos, me sentí demasiado

satisfecho, perdí tierra,

comencé a caminar envuelto en nubes

y entonces, camarada, me bajaste a la vida,

una sola palabra me mostró de repente

cuanto dejé de hacer y cuanto pude

avanzar con mi fuerza y mi ternura,

navegar con la nave de mi canto.

Volví más verdadero,

enriquecido, tomé cuanto tenía

y cuanto tienes, cuanto anduviste tú

sobre la tierra, cuanto vieron

tus ojos, cuanto

luchó tu corazón día tras día

se dispuso a mi lado, numeroso,

y levanté la harina de mi canto,

la flor del pan acrecentó su aroma.

Gracias te digo, crítica,

motor claro del mundo, ciencia pura,

signo de la velocidad, aceite

de la eterna rueda humana, espada de oro,

piedra de la estructura.

Crítica, tú no traes la espesa gota

sucia de la envidia,

la personal guadaña

o el ambiguo, encrespado

gusanillo del café rencoroso:

no eres tampoco el juego

del viejo tragasables y sus tribus,

ni la pérfida cola

de la feudal serpiente

siempre enroscada en su exquisita rama.

Crítica, eres mano constructora,

burbuja del nivel, línea de acero, palpitación de clase.

Con una sola vida no aprenderé bastante.

Con la luz de otras vidas vivirán otras vidas en mi canto.

 

Pablo Neruda

 

Cambios en Sevilla: "¿cómo toleraban las ciudades antiguas tener unas calles que eran alcantarillas al aire libre?”

Vivimos en un mundo cambiante. De hecho las sociedades humanas, las culturas y las costumbres no hacen sino cambiar desde el origen. Sólo gracias a los cambios se garantiza la evolución y el avance. Todo esto, que parece obvio, choca en demasiadas ocasiones con posturas inmovilistas, que sienten un rechazo, a veces sincero y bienintencionado, contra todo lo que suponga un cambio. En cualquier sentido. Y al contrario: se defienden como esencias cuestiones que han sido producto a su vez de cambios anteriores, y como tradiciones eternas costumbres que datan de antesdeayer.  Los cambios no son malos por definición, más bien lo contrario. Casi siempre cambiar, cuando se hace desde la reflexión y con metas trazadas para ello, es la mejor manera de progresar. Ocurre en todos los aspectos: las sociedades, las ciudades, las personas.

Me vienen estas reflexiones con ocasión del análisis de los datos que están confirmando los resultados positivos de los cambios que están produciendo en Sevilla, en aspectos tan complejos como el tráfico. Son muchas las medidas que se están poniendo en marcha en nuestra ciudad para mejorar y hacer más racional la movilidad. Nuevos transportes públicos, como el metro y el metrocentro. Implantación de la mayor red de carril bici y mayor sistema de alquiler de bicicletas públicas puesto en marcha en una gran ciudad española. Sentidos únicos en rondas y avenidas. Carril bus, aparcamientos en rotación, espacios peatonales, y hace unas semanas, implantación del Plan de Ordenación del Centro Histórico. Todo ello, que supone una verdadera revolución en nuestras maneras de desplazarnos, movernos y acceder a las distintas zonas de la ciudad, está suponiendo que en el plazo de cuatro años, entre 2007 y 2010, la intensidad del tráfico, medida en 30 puntos de la ciudad, haya disminuido en un 11,5%.  No es una percepción, sino una medición realizada con todas las garantías técnicas. Eso significa que el tráfico esta siendo cada vez más fluido, sin dejar de ser complicado en muchos momentos del día. Pero el avance está ahí, y nos indica el camino a seguir. 

En el caso del Plan de Protección del Centro Histórico es cierto que para muchas personas ha supuesto un cambio de costumbres. Pero quiero agradecer a todos los ciudadanos y ciudadanas el esfuerzo de adaptación que han realizado, en beneficio común, y también propio. Se ha conseguido un centro histórico más habitable, más accesible, mejor para comprar y pasear, para el ocio y el trabajo. Y más saludable. Los resultados no pueden ser más positivos. No sólo ya para los residentes que, a pesar de las reticencias iniciales van viendo, segun me comentan -cada vez más- muchos de ellos, que han mejorado sus ociones de aparcar en superficie. También comerciantes y viandantes que ven  cómo mejoran las calles del centro al disminuir la presión del tráfico: pacificación, le llamamos ahora.

El prestigioso arquitecto británico Norman Foster ha dicho: “Los historiadores futuros quizá estudien nuestra época y se pregunten cómo tolerábamos nuestro tráfico actual, del mismo modo que nos preguntamos cómo toleraban las ciudades antiguas tener unas calles que eran alcantarillas al aire libre.”