"Solo soy un ciudadano responsable y comprometido".


“Alcalde, yo soy un ciudadano sevillano que viaja bastante por motivos de trabajo. Me parece genial que tenga esta idea de hacer Sevilla una ciudad de personas y no de coches, contaminación y humo.Por ejemplo en Burdeos, donde voy mucho, antes pasaba eso, el centro estaba perdido con tanta contaminación atmosferica y sonora. Ahora hicieron el tranvia, peatonalizaron todas las calles principales, aprovechando esa peatonalización para hacer parkings subterraneos y las calles secundarias las cerraron solo al trafico de residentes (controlado digitalmente), por lo que sólo se ven personas, muy pocos coches y muchas bicicletas. Es curioso, el Alcalde y su escolta van en bici al ayuntamiento, claro, que para eso hay carril bici por toda la ciudad. El ayuntamiento también cede las bicis a los ciudadanos, no las regala, las presta (una formula que yo le explicaría si quiere). Es por lo que le animo a que siga asi, construya carriles bicis, que la ciudad de Sevilla es plana y tiene buen clima, que como esta el tráfico, la bici es una buena solución, y el transporte publico limpio (adios a esos buses contaminantes), y eso si…. por favor este mas encima de la limpieza de las calles, especialmente los poligonos industriales, como el Aeropuerto (esta muy mal) o el Ctra Amarilla y los arcenes de las incorporaciones a la SE30, en Sevilla Este por ejemplo, el nuevo acceso en Santa Clara. Están muy sucios y nadie los limpia. Tiene todo mi apoyo, veo que es un alcalde valiente y moderno, siga asi. Aqui me tiene para lo que necesite. Sólo soy un ciudadano reponsable y comprometido, no pertenezco a ninguna asociación.
Muchas gracias.:Antonio .”.

¡Que vienen,que vienen! (y III )


Sí.Ya están aquí.Las unidades móviles de la Línea 1 del Metro de Sevilla son de última generación y se componen de cinco módulos: dos cabezas o cabinas de conducción con puertas de acceso sencillas, dos módulos intermedios con puertas dobles (uno de ellos adaptados a personas de movilidad reducida) y un módulo central que carece de puertas de acceso exterior y en cuyo techo se ubica el pantógrafo (sistema junto a la catenaria que permite la conexión a la corriente eléctrica.
Este tipo de vehículos tiene una estructura articulada, formada por una serie de módulos acoplables, de tal forma que permiten ampliar la longitud del convoy y, por tanto, la capacidad inicial de los trenes, que ascienden a 257 pasajeros, de los cuales 57 van sentados. En el caso de que la demanda así lo requiriera, se puede ampliar la capacidad prevista con módulos de mayor dimensión o añadiendo una nueva composición (como si fueran dos convoyes juntos).

Cada vehículo lleva dos “cabezas” o cabinas en sus extremos, esto le permite circular en ambas direcciones sin necesidad de maniobrar al llegar a las estaciones terminales (inicio y fin de línea). Únicamente, se precisaría para circular en una u otra dirección que el conductor cambie de emplazamiento, hacia una cabina u otra. Los vehículos son de piso bajo 100% para facilitar el acceso a personas de movilidad reducida.

El sistema básico de freno es eléctrico, con recuperación de energía, devolviendo la energía a la red durante la fase de frenado. Los ahorros que se obtienen son considerables, de entre un 20% y un 30%.Para amortiguar la emisión de ruidos y vibraciones se utilizan ruedas elásticas, basadas en sistemas acero-caucho.Dispone de un sistema de seguridad denominado ATP, de supervisión continua de velocidad en la vía, que en caso de exceder la velocidad máxima autorizada, de forma automática y al recibir información desde la vía hasta la cabina de control central, el tren modera su velocidad hasta reestablecer el tope establecido, sin necesidad de que medie el conductor. Otra de las características de seguridad añadida, a petición de la Junta de Andalucía, ha sido la instalación de vídeo vigilancia del interior del vehículo (hay varias cámaras de seguridad en los distintos módulos que vigilan el interior de los mismos para detectar posibles incidencias y gestionarlas a través del puesto de control central).

Los vehículos son luminosos, están climatizados y tienen dispositivos de seguridad ante el fuego e insonorización. Con respecto al interiorismo del vehículo, fue encargado a los diseñadores Victorio & Lucchino que han tratado que tanto el diseño como la elección de materiales y, finalmente de colores, proporcionen en su conjunto una sensación agradable a la vista, que no refleje excesivamente la luz y otorgue una sensación de espacio abierto.

Además están equipados con un Sistema de Información al viajero, compuesto, por una parte, por un anunciador de estaciones y unos mensajes visuales colocados en paneles interiores y, por otra, de un sistema de megafonía (que permite la emisión de mensajes al pasaje por medio de altavoces colocados en las salas de viajeros) y comunicaciones, a través de las consolas ubicadas en las cabinas de conducción que permiten poner en comunicación al personal del tren con el pasaje, el centro de mando en tierra y la cabina opuesta.

La democracia, nuestra patria:aquel 23-F.

Yo estaba en la segunda planta de la sede del PSOE,entonces en la calle Placentines como la del PSP, trabajando con otros compañeros en la ofcina técnica desde la que asesorabamos a los neófitos ayuntamientos democráticos gobernados por los socialistas en nuestra provincia. Mientras ,en la puerta del piso, el compañero que atendía el teléfono, Pepe de Pablo, escuchaba la radio que retransmitía en directo la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo. Lo acompañaba un policía nacional que tenía la orden del gobernador civil de estar allí porque días antes ETA había amenazado con atentar contra los partidos políticos y contra el PSOE, específicamente. Estaban escuchando la votación y sonaron los disparos… enseguida todos nos fuimos hacia la radio… Recuerdo que el policía nacional no hacía otra cosa que subir y bajar las escaleras, nervioso… y le preguntamos:’¿Qué pasa?’. ‘Que no sé si me van a mandar deteneros o protegeros’, nos contestó.

Era un momento de desconcierto total, en el que lo único que se nos ocurrió fue esconder los archivos por si iban a la sede que no los descubrieran, que las fichas de los compañeros no sirvieran para una posible represión. Lo mismo hicieron otros muchos, como Josele Amores. Nada más esconder los ficheros en un lugar seguro me marché hacia Burguillos donde nos reunimos el alcalde y varios concejales del Ayuntamiento. Una inconsciencia, visto ahora con el paso de los años, quizás no teníamos que habernos encerrado allí (éramos tan jóvenes…). Nos enteramos después que pudo pasarnos de todo: en el cuartel de la Guardia Civil se habían presentado varias personas reclamando armas para ayudar a detenernos o quién sabe para qué.

¡ Que vienen, que vienen! (II)

La decisión del consorcio europeo EADS-CASA de proceder al ensamblaje en Sevilla del avión de transporte militar A400M supone un hito de extraordinaria importancia industrial. EADS ya ha cerrado la venta de 180 aviones militares Airbus A400M a siete países europeos por importe de 20.000 millones de euros. Es una decisión que ahora no tiene marcha atrás; de hecho, la construcción de las instalaciones de EADS-CASA en los que fueran terrenos del Ministerio de Defensa junto al aeropuerto de San Pablo finalizará antes de que acabe este año.

Pero esto no era así de evidente antes del 16 de diciembre de 2003, hace ahora dos años y medio; ese día el Presidente de , el Director Gerente de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamiento de la Defensa y yo mismo firmamos el Convenio para facilitar la implantación de la nueva factoría de montaje final del avión A400M, y el Convenio complementario de éste para la puesta en marcha de un Programa de Fomento y Desarrollo del Sistema Aeronáutico de Ciencia, Tecnología, Formación y Producción, con la idea de dar carácter sinérgico a los distintos enclaves territoriales aeronáuticos en el área metropolitana. Ese día supe definitivamente que Sevilla se iba a convertir en una de las tres principales referencias de la industria aeroespacial europea.

Obviamente al Ayuntamiento de Sevilla esto no le salió gratis. Fueron muchas horas de trabajo las que dedicamos a este asunto, y la nada despreciable cifra de 3,75 millones de euros de los 10,93 millones de euros en los que se fijó el precio de los terrenos, pues ese fue el importe de la contribución económica que ese día el Ayuntamiento de Sevilla se comprometió a aportar al Ministerio de Defensa para facilitar la implantación de EADS-CASA. La estipulación quinta de este Convenio es elocuente; literalmente dice así: “EADS-CASA considera fundamental la colaboración y participación del Ministerio de Defensa y del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla al objeto de conseguir finalmente que la factoría de montaje final del avión A400M sea ubicada en el término municipal de la ciudad de Sevilla”.

La alianza de los moderados


Ser radical, querer ir a la raíz de las cosas y no irse por las ramas, no es antónimo de moderación. Me quedo con las acepciones primeras de radicalidad (básico, substancial, esencial…), frente a las más peyorativas (extremado, excesivo…). Y entiendo la moderación más como tolerancia, sensatez, templanza o mesura que como parsimonia, freno o paños calientes.

Honestamente, decentemente, comedidamente me atrevo a convocar a la cordura, a la sensatez, allí donde quiera que esté, no para echar agua al vino de los legítimos intereses, ni para disminuir, atenuar o amansar el trote digno de cada cual. Y mucho menos osaría reprimir o refrenar la libre expresión de nadie. Sólo invito a parar el carro de la crispación, recoger las velas por ella mal desplegadas, sentar la cabeza, bajar el punto y quitar hierro para aliviar la tensión social. Y a mudar el tono.

Creo que eso es lo que los ciudadanos piden y agradecen de los políticos: moderación y sentido común, sobre todo porque esos valores suelen formar parte de la eficacia: eficacia del gobierno y también eficacia de la oposición. Creo que la historia reciente de nuestro país ofrece enseñanzas muy evidentes sobre lo uno y lo otro.

A la vista de lo que supone actualmente la vida política local en Sevilla un ciudadano podría preguntarse si no hay un solo asunto, un solo proyecto, una sola iniciativa entre cientos, que pueda concitar el acuerdo de la oposición con el gobierno por el bien de la ciudad, lo cierto es que confío más en el componente cívico, que es el fundamental, de esta alianza de los moderados.

Creo que los agentes ciudadanos, sociales, económicos, culturales,… son mucho más moderados y me transmiten buenas vibraciones acerca de la posibilidad, y de la necesidad, de que en Sevilla se genere esa alianza cívica para impulsar los principales proyectos de transformación y modernización y para transmitir una imagen de futuro de la ciudad.

¡¡ Vaya pedazo de oposición.!!

Estudiaba en el tren tantas veces cuando iba a Madrid que, en el Expreso, cuando ocupaba mi asiento y una vez se cerraba el vagón-cafetería, venía el revisor, que ya me conocía, me llamaba y me dejaba entrar en la cafetería para que me concentrase sólo en el estudio… Oye, me servía muchísimo… Es que eran muchas horas de viaje.

En las oposiciones había una parte clínica, otra epidemiológica y otra administrativa, de leyes y de normas, y en eso no había quién me aventajase. Por ejemplo: la Ley de Bases de la Sanidad de 1986. Había participado en su redacción, por lo tanto me acordaba de los capítulos y de los artículos de esta ley con memoria emocional… Podía por tanto fallar en otros temas, pero tuve suerte, no me puedo quejar en la vida,:la pregunta clínica no fue sobre una enfermedad conocida, de las viejas, de las de manual manoseado por los opositores que llevaban el año entero preparándose en las academias ad hoc .Nos preguntaron por el SIDA y por aquel entonces el síndrome de inmunodeficiencia adquirida no estaba en los libros. Para saber del VIH había que haber leído revistas y publicaciones y ése seguía siendo mi hábito, como siempre… En fin, que fui uno de los veinticinco de aquellos tres mil médicos que aspirábamos a conseguir una plaza de funcionario del Cuerpo nacional de Médicos Inspectores.

Aquellas oposiciones me otorgaron seguridad y me permitieron ver las cosas con una perspectiva diferente. Cuando me eligieron diputado provincial en 1983 había renunciado a mi plaza interina sin pensármelo dos veces. Ahora era más consciente de que, así, podía seguir en política o no seguir y no temer por tu futuro, ni, sobre todo, por el de los tuyos. Quería estar en la política sin condicionantes, es decir, que cuando tuviera que irme, lo hiciera sin más, con mi puesto de trabajo, con mi plaza. Eso me sirvió, por ejemplo, cuando me presenté a la “candidatura renovadora”.Pero esa es ya otra historia.

¡ Que vienen, que vienen !

Gestionar una ciudad significa identificar prioridades estratégicas. Los errores en esa elección se pagan muy caros en términos de bienestar social, de oportunidades de empleo e ingreso, y de desarrollo urbano. No siempre es fácil, y a la postre el tiempo es juez y testigo de lo acertado de cada decisión; y también gran taumaturgo que convierte en ridículos los que otrora fueran encendidos debates sobre ésta o aquélla elección. Sólo los clásicos permanecen. Y para consuelo de desmemoriados, las hemerotecas.

¡Qué ridículo ahora aquél debate estéril que no hace tanto nos ocupaba sobre la elección estratégica entre turismo o desarrollo industrial!. Afortunadamente algunos – no todos – siempre lo tuvimos claro: turismo y desarrollo industrial. Es ridículo ahora porque el despegue industrial de Sevilla es – ahora – una realidad incuestionable e imparable. Hace tan sólo cuatro años esto en absoluto era evidente para todos, pero en su momento, los que tuvimos la responsabilidad de hacerlo, supimos identificar el desarrollo industrial como una de las prioridades estratégicas de la ciudad de Sevilla. Y, obviamente, nos pusimos manos a la obra. Porque la industria, en el siglo XXI, no cae sobre una determinada ciudad como la lluvia, del cielo, como algunos ingenuamente quieren últimamente hacernos creer, atribuyendo sin rubor los grandes proyectos industriales que están en marcha en la ciudad exclusivamente a la iniciativa privada.

No; esto no ha sido así. Así no puede explicarse que en Sevilla en 2005 las cifras de nuevas superficies destinadas a usos industriales tripliquen las del 2004, cuadripliquen las del 2003, y multipliquen por seis las cifras alcanzadas en el año 2002. Fíjense en el dato: la superficie correspondiente a las licencias concedidas para la construcción de nuevas instalaciones industriales durante el primer semestre de 2005 superaron la suma de las otorgadas en ese periodo en los ejercicios 2002, 2003 y 2004: ¿Casualidad? ¿Ha sucedido así en todas las ciudades andaluzas o españolas? ¿En todas las europeas? Entre junio de 2004 y junio de 2005 el número de ocupados en la industria en la provincia de Sevilla ha pasado de 73.200 a 87.400 personas, lo que significa que se han creado en un año 14.200 empleos en el sector industrial en la provincia, con una tasa de crecimiento interanual del empleo industrial del 19,40 % (datos de la Encuesta de Población Activa). ¿Otra casualidad?

En realidad lo que ha sucedido es que el gobierno de la ciudad de Sevilla, en estrecha colaboración con los responsables de la política industrial de la Junta de Andalucía y del Gobierno Central, ha sabido tender puentes y cerrar acuerdos con la industria para que ésta finalmente apueste por Sevilla – otra elección – en decisiones de muy alto contenido estratégico.

Cerrar un acuerdo significa conocerse, establecer una relación de confianza, dialogar, negociar, y firmar. Y exactamente eso hemos hecho en todas y cada una las grandes iniciativas claves de desarrollo industrial que ahora están en marcha en Sevilla. Y digo que son claves porque cada una de ellas, además de su alto valor intrínseco, sirven de acicates y verdaderas locomotoras del desarrollo industrial de Sevilla, y para la consolidación de esta ciudad como uno de los principales centros industriales del Sur de Europa. Se trata de proyectos como la nueva factoría en Sevilla de EDAS-CASA / AIRBUS, o las nuevas instalaciones de HEINEKEN ESPAÑA, o las nuevas instalaciones de ABENGOA en Sevilla, o las nuevas instalaciones de RENAULT – NISSAN de Sevilla.

Consultar el Barómetro de Economía Urbana