Escucha La Hora de Millás en La Ventana de Gemma Nierga (20-5-11)

Anuncios

El éxito que acalló las críticas: iniciativas de la izquierda de Sevilla

metropol vista360

Otras visitas virtuales en 360º por los principales espacios de la ciudad en mapadesevilla.org

La feroz crítica desde los sectores más conservadores a las Setas de la Encarnación, en Sevilla, es sólo la última de un rosario de ataques a grandes proyectos que luego quedaron consolidados e incluso venerados por quienes se rieron de ellos.

Desde el arranque de las obras del AVE Madrid-Sevilla, que comenzaron a tomar forma en los años ochenta, la derecha más rancia ha enturbiado aquellas obras promovidas por la izquierda que no podían llevarse a cabo sin una remodelación visual y tecnológica en la urbe. El expresidente José María Aznar afirmó en 1992 que el AVE iría “vacío después de la Expo”. Las cifras le contradijeron. Ya ha trasladado entre Sevilla y Madrid a más de 50 millones de pasajeros y hoy día copa el 85% de la cuota de mercado. Junto con la Expo, fueron los grandes impulsores de la transformación de Sevilla: nuevas autovías, rondas de circulación, una estación de trenes, la ampliación del aeropuerto y la posterior creación del parque tecnológico Cartuja 93.

Pero no hay que remontarse tan lejos. El extenso circuito de carril bici, tildado por muchos medios conservadores como “una chapuza”, es hoy puesto como ejemplo de sostenibilidad en muchas ciudades europeas. El pasado año, esta iniciativa obtuvo la calificación Best en el concurso internacional de buenas prácticas de Naciones Unidas.

Tras las dilatadas obras, las aplazadas inauguraciones y los problemas de los primeros días, todos estos proyectos han resultado después un éxito rotundo para los ciudadanos, que han sabido asimilarlos e integrarlos en su vida cotidiana: han fomentado el comercio, han actualizado la ciudad y han facilitado las comunicaciones. “Si algunos días hay menos ventas será por la crisis, no por el Metrocentro”, contó a este periódico la dependienta de una tienda de souvernirs frente a la catedral, por donde transcurre el nuevo tranvía, también diana de los conservadores. En esta campaña, sin embargo, el propio candidato del PP, Juan Ignacio Zoido, ha defendido proyectos por los que casi había crucificado al socialista Alfredo Sánchez Monteseirín. Y dice que si es alcalde, dejará lo que funciona.

El éxito que acalló las críticas

Varias iniciativas de la izquierda de Sevilla fueron vapuleadas por los conservadores

FRAN GRIMALDI 20/05/2011 PÚBLICO

Diario de campaña Sevilla 2.0: la salida, a la izquierda

foto smsevilla

(…)

En plena campaña electoral, el presidente del PP andaluz ha vuelto a sacar el espantajo de la lista más votada. Propone que los partidos se comprometan ante notario a que gobierne el partido con más votos. Justo lo contrario de lo que él hizo en su pueblo.

En Olvera, la lista más votada hace cuatro años fue la socialista (seis concejales). Pero los tres ediles del PP apoyaron a los cuatro de IU y la coalición de izquierdas se hizo con la alcaldía. Una especie de pincita gaditana. Olvera no es un caso único. Otros municipios andaluces, donde los socialistas fueron los más votados en 2007, están gobernados por otros partidos gracias al apoyo del PP: San Fernando, La Carolina, Priego… Los nacionalistas canarios gobiernan en las islas gracias al apoyo del PP, aunque los socialistas fueron la primera fuerza. En el País Vasco hay un lehendakari socialista gracias a los populares, pues el partido más votado fue el PNV.

Sabe además Arenas que las elecciones municipales se rigen por dos leyes estatales, la de Bases de Régimen Local y la del Régimen Electoral. Por tanto, una reforma de esas normas debe aprobarse en el Congreso de los Diputados. Lo curioso es que una propuesta en ese sentido fue planteada por el PSOE cuando Arenas mandaba en Madrid y su compañero de filas, Mariano Rajoy, era ministro de Administración Territorial. Entonces, los socialistas propusieron un sistema de doble vuelta. Los ciudadanos elegirían directamente al alcalde en una segunda vuelta, si ningún partido obtenía mayoría absoluta en la primera. Aznar, Rajoy y Arenas la rechazaron.

No es extraño que, ante esta evidente contradicción, la consejera de Presidencia, Mar Moreno, acusara a Arenas de “cínico”. Porque no es que haya perdido la memoria. Simplemente tiene miedo a perder ciudades importantes, como Sevilla. Aunque las últimas encuestas le dan mayoría absoluta en la capital andaluza, todavía es posible que la izquierda supere en votos y concejales a la derecha aglutinada en el PP. Ese es el temor de Arenas: que los votos de PSOE e IU vuelvan a sumar más que los suyos. Que vuelvan a aliarse y a gobernar de nuevo en Sevilla, o en Jaén, o en cualquier otro municipio andaluz. Una alianza plenamente democrática y legal.

Sevilla es un símbolo en la batalla del domingo. El balance del gobierno de izquierdas saliente (PSOE más IU) es positivo, a pesar de algunos nubarrones. Las filas socialistas se han renovado profundamente. El equipo que encabeza Juan Espadas es brillante, trabajador, honrado. Dos independientes, de profundas convicciones progresistas, ocupan los primeros puestos de la candidatura: Mercedes de Pablos, periodista veterana, curtida en la lucha antifranquista y en la defensa de la igualdad y Eugenio Suárez Palomares, exfiscal y exmagistrado, que ha renunciado a una exitosa carrera profesional para servir a Sevilla.

( Román Orozco en EL PAÍS )

Con gente así, la salida a la crisis sigue estando en la izquierda. No hacen falta ni vírgenes, ni notarios. Nos lo recuerdan estos días miles de jóvenes que, ¡por fin!, han tomado las calles y las plazas de España.