Sevilla inaugura su Feria del Libro de 2011

 

Una Feria que, gracias a Saramago y a través de él, como bien ha dicho Pilar del Río, está dedicada “a los lectores, seres activos capaces de ponerles respiración a cada línea para que el libro sea un diálogo vivo entre ellos y los autores”.

Y esos autores son un amplio elenco dirigido a todos los públicos, con actividades de las más diversas categorías que van del cante jondo de Esperanza Fernández hasta Jorge Bucay, pasando por los premios  de Biografía Antonio Domínguez Ortiz y el Manuel Alvar de Estudios Humanísticos, el Andalucía de Documentación o el Fernando Lara de Novela, las visitas infantiles o las jornadas de los periodistas culturales. Y empezando por María Dueñas.

Este año, ya lo saben, contamos con un día más de celebración porque aprovechamos el día de Sevilla, el 30 de mayo, que es festivo,  alargar el disfrute de esta edición de la Feria del Libro que tiene un programa de actividades  muy amplio gracias al esfuerzo y la colaboración de todos los implicados, que hacen que la Feria del Libro de Sevilla sea una cita cultural muy importante en el calendario, con carácter y personalidad propio, tal y como corresponde a una ciudad como la nuestra. 

María Dueñas cree que En esta última década han cambiado muchas cosas en lo que se refiere a este acontecimiento cultural. Como ustedes recordarán, antes eran las las administraciones públicas (Junta y Ayuntamiento) quienes organizaban la Feria. Sin embargo, nos dimos cuenta de que faltaba un elemento imprescindible para el éxito de la muestra y que era la articulación del sector, la creación de una asociación que fuera la defensora de sus intereses y la interlocutora con las administraciones, que aunque teníamos la mejor disposición y voluntad, carecíamos de este instrumento fundamental para lograr un buen desarrollo de la Feria.

En este sentido, estamos convencidos de que el cambio de rumbo ha sido completamente exitoso: nuestra colaboración, pero empujada y alentada por el sector, los libreros de Sevilla.  Tanto creemos en esta fórmula que hemos decidido  conceder la Medalla de la ciudad a la Asociación  que se encarga de planificar, realizar y gestionar la Feria del Libro de Sevilla, en reconocimiento a la labor que desarrolla en el fomento de la lectura así como en la vida cultural de la ciudad con esta cita imprescindible en la agenda del mundo de la cultura que se organiza cada año en primavera.

Este cambio de rumbo no supone, todo lo contrario, que el Ayuntamiento se haya desentendido de la Feria del libro. Colaboramos con una partida económica del ICAS y en múltiples actividades que se desarrollarán estos días en la Feria, además de estar presentes a través de las dos casetas de la Red Municipal de Bibliotecas y la del Archivo Municipal de Sevilla.  La apuesta municipal por la lectura es una apuesta necesaria no sólo desde el convencimiento político, sino también desde el personal ya que leer es vivir más,  puesto que los libros están llenos de vida, esperando que los abramos y los vivamos.

Quiero destacarles especialmente la incorporación de un nuevo espacio este año a la Feria del Libro. Es cierto que el espacio para los expositores se circunscribe sólo a la Plaza Nueva, pero también que el número de metros cuadrados es el mismo que el año pasado. Pero  este año, como novedad, contamos con el Centro Cultural Santa Clara, un magnífico espacio que hemos recuperado para los sevillanos y que tiene un proyecto dedicado a la música y a la palabra, en el que se han desarrollado más 30 actividades culturales desde su apertura el 15 de febrero y por el que ya han pasado más de 12.000 personas.  Este centro Cultural cuenta con una Biblioteca Andaluza de Poesía Especializada y es donde la Casa de los Poetas tiene su propio espacio. Un convento de clausura, que se convierte en espacio abierto.   El Centro Cultural Santa Clara acogerá diferentes actividades paralelas durante la Feria. Debido al éxito de público que obtuvo la ruta de los Machado que se celebró durante la Feria del año pasado, este año hemos pensado en convertirla en  una gimkana de Sevilla y los Machado, que partirá desde el stand de la Red de Bibliotecas en la Feria y que recorrerá los lugares vividos y soñados de esta extraordinaria saga de escritores sevillanos llegando finalmente a Santa Clara.

–                                 

La Feria del Libro de Sevilla, que contó el pasado año con la visita de más de 400.000 personas, cumple este año su décima edición volviendo a “revolucionar” si me permiten la expresión, la Cultura en Sevilla.   Durante estos diez años, por ella han pasado autores de la talla de José Saramago, Eduardo Mendoza, Juan José Millás, Álvaro Pombo, Ernesto Sábato y Alfredo Bryce Echenique, entre otros.  Y, este año también, volvemos a abrir nuestra ciudad a los escritores y creadores, empezando por María Dueñas, Manuel Vicent, Luis García Montero, Maruja Torres, Salvador Compán, Benjamín Prado, Antonio Skármeta, Maha Akhtar, Reyes Monforte… y también abrimos la ciudad a los personajes como Gerónimo Stilton, un ratón que hace que nuestros niños lean libros y planten cara a las tentaciones tecnológicas muchas veces positivas, pero otras no tanto. Un ratón con mucho mérito, no me lo negarán.

"Tened cuidado con vuestro voto. Cuando uno se abstiene, está votando”

El análisis de los orígenes y consecuencias de estas movilizaciones de jóvenes llenan estos días las páginas y el tiempo de todos los medios de comunicación. En cierto modo, al desarrollarse en plena campaña electoral, ha conseguido como parte de su efecto, una repercusión de la que estos movimientos han carecido en otras ocasiones. No me sumaré en este post a hacer cábalas sobre quienes son y que quieren, cosa que por otra parte ni los mismos participantes lo tienen claro en su diversidad.

Sin embargo si es menester fijarse que tanto este movimiento, como publicaciones del tipo “Indignaos”, están consiguiendo, años después de que empezara esta crisis devastadora para la izquierda, empezar a poner en pie planteamientos que tarde o temprano va a tener que hacerse la izquierda, española y europea. Empezando por: ¿podemos seguir siendo de izquierdas? ¿Sirve para algo tener gobiernos de izquierdas? Añadamos a esto la necesidad de encontrar respuestas necesarias. Algunas están escritas desde los albores de los gobiernos socialdemócratas europeos de la post-guerra mundial, y hay que rescatarlas. Otras deberán tendrán que ser nuevas. Mientras tanto, ahí va la reflexión de Iñaki.

Los poderosos votan todos los días

foto7vueltas

(…)

 La fe en la democracia informa cada acto de mi vida. La idea es que mandan los ciudadanos. En mi campaña electoral dije varias veces que me proponía quitar poder a los poderosos y entregárselo a los ciudadanos, y a eso es a lo que me dedico. El único poder que tiene el 90% de los ciudadanos es su voto, cada cuatro años. Los poderosos, en cambio, votan todos los días. Y esta convicción hay que llevarla a todas partes…

foto7vueltas

(…)

Diario de campaña Sevilla 2.0: el alcalde calienta en la banda

Hace 32 años que el Betis no subía a Primera División coincidiendo con un relevo en la Casa Grande.

En abril de 1979, después de un duro play off político, Luis Uruñuela llegaba a la Alcaldía tras celebrarse las primeras elecciones municipales de la democracia. El sueño de un alcalde andalucista: esa temporada, la 78-79, subieron a Primera tres equipos andaluces: Almería, Málaga y Betis, que se había despeñado un año antes después de ganar la Copa del Rey, eliminar al Milán de Rossi y Capello en la Recopa, y mandar con sus galones a Cardeñosa y Biosca al Mundial de Argentina.

Alfredo Sánchez Monteseirín llegó a la Alcaldía con un ascenso, el del Sevilla, que eliminó en la promoción al Villarreal (con Palop en la portería) y se va con otro ascenso, el del Betis. Con la incertidumbre, eso sí, de quién será el alcalde que acuda al palco de Heliópolis cuando se inicie la temporada 2011-2012.

Los años pares son años de Eurocopas o Mundiales. Las municipales se celebran en años impares. Éste es un repaso desapasionado del balance futbolístico de los relevos en la Alcaldía de Sevilla. El Betis subió con Uruñuela en 1979 y bajó el año que llegó Alejandro Rojas-Marcos en 1991, alcalde que salió a celebrarlo en plan torero cuando el equipo volvió a Primera, con Serra Ferrer de timonel, en 1994.

El Sevilla vivió un descenso imaginario en 1995, el año que llega a la Alcaldía Soledad Becerril. Quedó quinto en la Liga, pero fue enviado a Segunda B por decisión federativa, medida que también se aplicó al Celta, el equipo más perjudicado con los cambios en el Ayuntamiento hispalense: el equipo vigués bajó cuando llegó Uruñuela y cuando lo hizo en 1983 Manuel del Valle. La Federación se retractó del descenso federativo, repescó a los descendidos Valladolid y Albacete y durante dos años la Liga tuvo 22 equipos.

Paco Correal en Diario de Sevilla


A esos jóvenes que están cuestionando tantas cosas: sigamos discutiendo el futuro, pero sigamos discutiéndolo juntos

acampada-sevilla-15m-christopher-rivas-180511

Que sepan los jóvenes que acampan y se manifiestan que comprendemos sus frustraciones, que nos gusta escuchar las demandas de la gente en la calle porque somos la gente de la calle. Sabemos que muchos, muchos de los que están protestando, son chavales y chavalas que han votado PSOE otras veces y que quieren volvernos a votar. O que siempre habían pensado que nos votarían en su primera vez. A ese grupo de jóvenes hay que tenderles la mano y decirles: sigamos discutiendo el futuro, pero sigamos discutiéndolo juntos.

Porque algunos  planteamientos me recuerdan esos episodios del doctor House, que para curar un cáncer primero le provocan un infarto al enfermo. Y eso pasa porque es la tele. Pero en la realidad no pasa. Porque si el enfermo se muere, ya no habrá nada que curar, nada que hacer. Y eso es lo que va a pasar con el estado de bienestar si la derecha más reaccionaria de Europa llega al poder en España, y si lo hace gracias a la abstención de quienes quieren defender una sociedad más justa y equitativa, entonces será de premio. Entonces ya no habrá estado de bienestar que defender, ni política que reformar, ni nuevas formas de gobernar que exigir. Y el señor del PP y sus amigos se frotarán las manos gracias a miles de jóvenes que pretendían justo lo contrario.

Para cambiar las cosas, para cambiarlas radicalmente incluso, la única alternativa es votar. Que le quede claro a todos. Votar, siempre votar. Porque miles se dejaron la vida por el camino para que pudiéramos hacerlo. Votar que  porque es el único camino para avanzar y para defender los intereses de la mayoría.

Pero eso que es a escala nacional, también pasará en Sevilla. En Sevilla tenemos muchas cosas buenas. Nos ha sonreído el cielo, tenemos la mejor ciudad del mundo, la gente da gusto, nuestras fiestas, la vida en la calle… Todo lo que admira medio mundo. Pero hay una cosa en la que no nos sonrieron los hados ni la historia. Será para compensar todos los otros bienes, pero es que tenemos en Sevilla la derecha más reaccionaria de España, que es la más reaccionaria de Europa. Vaya la que nos ha tocado. Y claro, todos sabemos de donde vienen sus ideas. Claro que los conocemos, ¿no los vamos a conocer?.

Pues si esta gente llega al gobierno, que sepamos, que sepan todos los vecinos y vecinas de los barrios, que no será lo mismo. ¿Alguien piensa que la derecha habría invertido más de 300 millones en arreglar los barrios, los colegios, los centros deportivos? ¿Alguien piensa que un ayuntamiento del PP construiría 6.500 viviendas protegidas, o diez centros de salud, o cuatro centros cívicos, 6 piscinas cubiertas, y 6 polideportivos, y cinco centros sociales, y 120 kilómetros de carril bici?. ¿O que harían como nosotros que este año hemos dedicado a Ayuda a Domicilio y a Dependencia unos 38 millones de euros, 9 millones más que el año pasado oque con nuestras inversiones públicas hemos pasado de 7 a 25 m2 de zona verde por habitantes en solo una década.

De verdad, ¿alguien piensa que el PP hará eso por los barrios? Pero es que -además- lo realizado no es irreversible.  Lo desmontarían todo.Y eso es lo que ocurriría, que  no quepa duda, si gobernaran. Los muy mentirosos, después de doce años torpedeando las peatonalizaciones, los carriles bici, las empresas públicas, la transformación profunda de la ciudad, ahora vienen con que mantendrán todo lo hecho. ¿Cuando mienten? ¿Antes o ahora? Yo os lo digo, mentían antes y miente también ahora.

¿Que harán con las peatonalizaciones, con los carriles bici, los talleres de empleo, con las actividades de los distritos, con la VPO, la transformación de la movilidad,…? ¿Que harían con las empresas públicas…? ¿Que no quieren privatizarlas? Por supuesto que lo harán. ¿Que Tablada será verde? Sin duda, del color de los billetes de cien euros. O mejor, si el PP llega a gobernar en Sevilla, Tablada será morada, que dicen que es el color de los billetes de quinientos euros.

¿Como van a trabajar por los barrios si no tienen ni idea, porque van de visita como el que va a las misiones, le buscan la loseta rota, se hace la foto y se marcha. La diferencia con nosotros, es que no vamos a los barrios, no tenemos que ir a los barrios porque somos de los barrios. Ya estamos allí, hemos nacido ahí. Lo que los barrios tienen en común es la cantidad de buena gente que vive en ellos y la cantidad de cosas que hemos hecho los socialistas en estos años en Bellavista, en su Eminencia, en Pino Montano, en Miraflores, aquí en el Polígono de San Pablo, o en el Distrito Sur o en los barrios de Sevilla Este, en Alcosa, en Torreblanca…y en el Cerro, y en Amate, y en la Macarena. En todos los barrios.

Es verdad, tienen mucha razón en que hay que cambiar muchas cosas, en la economía a nivel global, y en la política, también en España. A nosotros nunca nos ha dado miedo la palabra cambio.  Porque sepan todos que votar en blanco o abstenerse es exactamente igual que votar a la derecha. Exactamente los mismo. Matemáticamente igual. Cada joven que pensaba votar pero que ahora duda, que sepa que absteniéndose no destruye el injusto sistema económico global, sino que ayuda a encumbrar a los que defienden de pe a pa a los especuladores globales, al capitalismo mundial más avaricioso, a los que quieren menos derechos y más mercados. A esos ayudan si no votan o si votan en blanco.