Los ´armaos de la Macarena´ en la Plaza de la Encarnación de Sevilla

  

“…Conocer el alma sevillana, adentrarse en sus
complicaciones, saber salir a la superficie de
su serenidad, después de haber recorrido el
laberinto de sus requerimientos sentimentales…”

( La ciudad. Manuel Chaves Nogales)

 

 Ya suenan los tambores. Al principio, como un rumor de mar. Lejano. Se va acercando rotundo el redoble. Rompeolas. Eres tan pequeño que apenas te alzas por encima de la baranda, pero ya presientes, y sientes.   Ahora sí. Espumas que cubren la calle. Metales al unísono que rasgan, hieren, sobresaltan al corazón infantil, porque ahora sí. ¡Ya vienen, papá! ¡Mamá, asómate! Deja los garbanzos con bacalao a fuego lento porque a estas horas ya toda la casa huele a víspera de Viernes Santo, y escucha las cornetas milenarias estremeciendo el aire pleno de luz de atardecida de tantos Jueves Santos imborrables de mi memoria. El niño crece, y se agiganta desfilando tras las últimas lanzas. Recorres las calles henchido por el gozo, fingiendo un sueño inenarrable. Su sangre lo ocupa todo. Ya nada le retiene. Es otro Jueves Santo en Sevilla y ya están aquí, ya están desfilando por delante de su casa los “armaos” de la Macarena…

… ¡“Armaos” de la Macarena !
¡ Que Roma más sevillana !
Hispalis amurallada,
La bendita y la canalla.
Sevilla de los mercados,
La de las plazas de abastos,
Los que trabajan al alba
Y acostumbrados a ella,
No extrañan la madrugada…

(J. Gálvez)

 

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s