Los muros del antiguo palacio de Don Fadrique y del monasterio de Santa Clara se abren hoy para que Sevilla se vea

galeria fotos belen vargas DdS

Todos somos conscientes de que llevamos muchos años trabajando en la recuperación para la ciudad de un edificio histórico, emblemático, que encierra en su intimidad una parte fundamental en la historia de la ciudad. Por este suelo han transitado la mayor parte de nuestros antepasados sevillanos, desde aquellos que vivieron en la época almohade hasta las últimas monjas de clausura que se marcharon a finales de los años 90.

La importancia de la recuperación de este conjunto es de tal calado que se trata del único caso conocido en la ciudad en el que, en fechas cercanas a la conquista cristiana, se construyó un palacio de estilo árabe que permanece bajo estas losetas y que, con sumo cuidado, estamos sacando a la luz en la medida de lo posible.

Esta joya  ha permanecido oculta hasta ahora. Bien es verdad que muchos niños del barrio de San Lorenzo han jugado a la pelota en sus jardines en las horas en las que estaba abierta la puerta para pasar al torno de las clarisas. Pero pocos sevillanos más han sido los privilegiados que han cruzado su compás. Ahora, trabajando como estamos porque Sevilla Se Vea, abrimos sus puertas de par en par. Por eso el esfuerzo de este Gobierno municipal no se centra sólo en recuperar el indudable valor del edificio en sí mismo, sino en dotar de contenido  los 8.000 metros cuadrados que ya se han rehabilitado en este Monasterio de Santa Clara. Han sido necesarios 8 millones de euros y cuidadosos trabajos de  restauración para recuperar las dependencias más significativas como el refectorio, el claustro, la sala de Profundis, los dormitorios, la antigua ropería y la sala de murales situada en la primera planta. No voy a dar los detalles de la intervención arqueológica pero sí me gustaría destacar, para que se den cuenta de la dimensión de la intervención que se ha hecho aquí dentro,  que todos y cada uno de los azulejos de esta zona rehabilitada han sido desmontados cuidadosamente, clasificados, restaurados, y recuperados. Y que todos los elementos pétreos(las columnas del claustro y la fuente) han tenido un tratamiento exhaustivo, con sellado de grietas, consolidación, y reintegración de sus elementos. Un trabajo que, estoy seguro, sabrán apreciar todos los que vengan a e Santa Clara. Somos conscientes de que la rehabilitación ha durado más tiempo del que hubiésemos deseado (desde 2003) por eso la intervención arqueológica y arquitectónica continuará realizándose por fases, de manera que se vayan abriendo al público conforme se vayan terminando.

Les decía antes que el Gobierno municipal no sólo se conforma con recuperar esta joya sino que la abrimos al mundo de la Cultura. Porque la Cultura también Se Ve. Y hemos preparado una propuesta concreta, llena de sentido, pero que sólo es una muestra. Todavía puede dar mucho de sí porque tenemos, desde el gobierno de la ciudad,  una voluntad política irrenunciable: dar cabida a todas las iniciativas sociales en este recinto, dejando espacio para actos culturales al aire libre, exposiciones, conferencias, seminarios…Porque los casi 12.000 metros cuadrados de este Monasterio de Santa Clara se van a dedicar en exclusiva a la Cultura, a la Cultura con mayúsculas, a la Cultura basada en la voz y en la palabra. Pretendemos que además de exposiciones, se organicen conciertos, se pueda debatir sobre la creación literaria y  poética, investigar y trabajar sobre las músicas históricas, con bibliotecas y archivos especializados, espacios de ensayos, conferencias y encuentros, siempre abierto a nuevas tendencias y a nuevas influencias.

Ya les he dicho que hemos recuperado este espacio para la ciudad. Y creemos que este proyecto cultural recoge perfectamente la riqueza patrimonial e inmaterial que albergan estos muros. Ocho siglos de historia tienen mucho que aportar a la Cultura de Sevilla. El nuevo espacio cultural abre sus puertas a los siguientes proyectos: Casa de los Poetas, Centro de Músicas Históricas, Festival de Música Antigua de Sevilla (feMÁS), Orquesta Barroca de Sevilla (OBS), Legado de Manuel Castillo, Fundación Mario Maya, Fundación Cansinos Assens, Coro Barroco, Asociación de Periodistas Culturales y Orquesta Bética Filarmónica de Sevilla.

A partir de ahora, serán muchas las actividades que se celebren en el Centro Cultural Santa Clara.  El próximo miércoles se inaugurará la primera actividad del feMás, el Festival de Música Antigua de Sevilla. Se trata del curso En torno al réquiem de Tomás Luis de Victoria: ensayos sobre arte, música y pensamiento, que se celebrará hasta el 16 de marzo. El viernes se presentarán dos nuevas publicaciones del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla. Santa Clara acogerá también el Encuentro de la Red de Ciudades Machadianas el próximo lunes con la entrega del premio a Jorge Valdés Díaz-Vélez, ganador del I Premio Iberoamericano de Poesía Hermanos Machado con la obra Mapa Mudo. En esta jornada se cerrará la presidencia de Sevilla en la Red de Ciudades Machadianas y tendrá lugar un recital de cante flamenco sobre letras de Antonio Machado a cargo de Calixto Sánchez. El día 23 de febrero, se iniciará el Ciclo de Músicas Históricas con la actuación de La Academia del Piacere, de la Orquesta Barroca de Sevilla. Durante el mes de marzo, Santa Clara será sede del Festival de Música Antigua de Sevilla, feMÁS, acogiendo además de los conciertos, una exposición y los talleres de luthería. En marzo también se celebrará el día mundial de la poesía con la colaboración de Perfopoesía que organizará actividades poéticas como recitales y lecturas. El mes de mayo estará dedicado al teatro. La compañía La Tarasca representará en funciones abiertas al público y para escolares el espectáculo Antonio Machado: La luz de sus poemas. Durante las noches de verano, Producciones Imperdibles pondrá en escena un viaje por la historia del edificio, desde su origen como palacio en la fundación de la Sevilla cristiana hasta su nuevo destino, relator de músicas y palabras vividas y por vivir dentro y fuera de sus muros. El otoño traerá nuevas exposiciones y trabajos sobre autores como Borges, Cansinos Assens o artistas como Mario Maya. Asimismo, Santa Clara acogerá a los festivales poéticos del otoño como el de Perfopoesía o el Chilango Andaluz, así como actividades de la Asociación Apolo y Baco, que conjugan la poesía con el vino y el jazz.

He hecho este somero repaso porque sintetiza una muestra de la política cultural que el Ayuntamiento ha puesto en marcha en la última década, una década de trabajo que ahora Se Ve culminada con este espacio emblemático que no podíamos permitir que continuase abandonado ni, por supuesto, oculto. Por eso necesitamos de su complicidad para hacer de este lugar un espacio de referencia cultural abierto a la ciudadanía, en el que convivirán iniciativas ciudadanas con otras públicas y se convierta en un lugar de trabajo, de investigación y de atractivo turístico y cultural.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s