Los días "señalaítos" de Triana

Llegamos a esos “días señalaítos” en que a Triana le gusta enseñarse y enseñarnos, a la orilla de río, lo que es un barrio con tanta historia y con tanta solera, como con ganas de vivir y de convivir, de ser de hoy, de mirar hacia mañana.

Triana es lo que es, lo sabemos todo, por su gente, por sus vecinos, por una ciudadanía que le da vida cada día. No nos sirve una Triana de escenarios, mas o menos bellos, pero vacíos de contenido. O una Triana sólo de celebraciones puntuales a lo largo del año. Triana, como toda Sevilla, precisa de vida real, vida ciudadana, buena vecindad, actividad económica, servicios, equipamientos, aparcamientos y viviendas….. Todo ello es lo que precisa un barrio como Triana para seguir vivo.

Eso lo sabemos muy bien todos, no se pueden amar los símbolos al tiempo que se colabora, anteponiendo los intereses particulares a los generales, en la degradación de la ciudad que les da existencia.

Por eso en Triana, como en Sevilla, la ciudad de hoy trabaja activamente por su renovación, por convertirse en un lugar más habitable, ya que no hay ninguna otra manera de conservar las esencias que modernizando los barrios, la ciudad.

En Triana así lo hemos entendido, y por eso la ciudad ha hecho de su barrio más querido objeto de actuaciones tan necesarias como la renovación muchas zonas que estaban abandonadas, la construcción de aparcamientos, o la recuperación de elementos patrimoniales tan importantes como Cerámica Santa Ana, el Castillo de San Jorge, o el Paseo de la O.

Y la calle San Jacinto. Ahora se va a convertir en el centro del barrio. Pero en el centro de verdad. En el de los vecinos, en el de la vida comercial, en el de sus cofradías también, y dejará de ser la carretera de tránsito en el que se había convertido por la tiranía de los coches.

Pero saben que no es la única intervención en el Casco Histórico de Triana. También estamos haciendo obras en otras zonas con mucha importancia y en el entorno como son el campo de Fútbol de Césped artificial en el Charco de la Pava, por ejemplo.

Las obras que estamos impulsando en el Museo de la Cerámica también van encaminadas a recuperar la Triana de siempre, la Triana con sabor. Vamos a recuperar una parcela estratégica, a la que se accede a través de espacios urbanos exteriores relevantes del barrio y de la ciudad: Altozano, San Jacinto, Puente de Triana, zonas suficientemente conocidas que, sin embargo, albergan tesoros que, hasta ahora, habían permanecido ocultos.

El nuevo Centro de la Cerámica de Triana contempla la entrada a través de la esquina entre las calles San Jorge y Callao. Y permitirá un recorrido entre los hornos del conjunto alfarero. La secuencia de espacios actuales de taller y almacenaje serán las galerías de la exposición permanente. Por su parte, la producción de la empresa Cerámica Santa Ana se desarrollará en la zona interior del conjunto, mientras que la actividad de exposición y venta continuará en las primeras crujías de fachada. Se va a conservar en su totalidad los elementos específicos protegidos por el Plan Especial de Triana, así como otros de indudable valor etnológico y antropológico que nos va a contar la historia de Triana.

El Castillo de San Jorge ha supuesto un hito importante también en la recuperación del patrimonio de la ciudad. No podìmos permitir que se perdiera el patrimonio de Triana porque todos los tesoros de nuestra historia, lode valor históricoártístico pero también los sentimentales, se merecen nuestra atención.

La ampliación de la capilla de los Marineros es también una forma de entender el futuro de Triana. Es un nuevo centro de referencia para el barrio y también, un lugar al que visitar si se viene de fuera.

Vamos a continuar en este sentido, ya lo saben. La segunda fase de la peatonalización de San Jacinto y la pasarela sobre el río en la calle Betis son dos ejemplos tangibles de este esfuerzo. La restauración paisajística de la calle Betis, entre el muelle y el Kiosco de las Flores, también responde al mismo espíritu de regenerar una zona histórica de la ciudad. Una zona que es referente visual del barrio de Triana, representativa del río y que es el emblema de lo que mira Sevilla cuando se asoma al Guadalquivir.

Pues sí, es todo eso pero… es una zona baldía, infrautilizada, de tres mil metros cuadrados, que los trianeros no han pisado jamás. Y es, además, una zona verde que puede servir de expansión para los vecinos de Triana, un barrio que necesita más espacios de uso público y esparcimiento. Esto, al margen del potencial turístico que supone un nuevo recurso de estas características para la calle Betis.

En que Triana siga siendo más Triana y más Sevilla eso estamos empeñados todos, los que formamos parte del gobierno de la ciudad y, sobre todo, los trianeros y las trianeras  que viven en Trana y los que no: todos los que se sienten también trianeros de corazón y lo demuestarn con la razón.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s