Ideología y economía


Este año que nos contempla quedará ya marcado para siempre como el año de la crisis, el peor año de la crisis: una economía global sacudida por el terremoto financiero cuyas ondas llegan a todos los sectores y a todos los lugares. También por supuesto a Andalucía y a Sevilla.

Comparto la opinión de lo importante que es acometer reformas y acciones para reformar nuestra economía. No comparto en cambio la visión de que el gobierno se equivoca cuando aplica la ideología a sus propuestas.

Yo pienso que aplicar no ya la ideología sino las ideas mismas es lo único que podemos hacer. Por cierto, también la aplican, y de qué manera, aquellos que afirman que sus propuestas en materia económica no tiene ideología. Sí que la tienen, y mucha.

En nuestro caso, los socialistas hacemos bandera de la opción por salir de la crisis sin recortar los derechos sociales, y además produciendo un profundo cambio en las bases de nuestro desarrollo económico. Y esto último es algo que no he escuchado a nadie criticar en su fundamento. He oído y leído críticas circunstanciales, sobre la oportunidad de las propuestas, sobre las formas de presentar las cosas, sobre su efectividad en el corto plazo, o sobre la necesidad de acometer, además, otras medidas. Pero no he oído críticas de fondo a una reforma económica que nos lleve de la excesiva dependencia de la construcción residencial, hacia nuevos sectores más innovadores, más tecnológicos, con más futuro. Andalucía y Sevilla fueron testigos de primer orden hace unos días del impulso a la nueva economía sostenible. Y eso es un valor que para nosotros, ahora mismo, debe ser estratégico.

Sevilla, hoy día, es una ciudad y una región urbana que reúne ventajas objetivas de primer orden para situarse en vanguardia de esta iniciativa política y económica de largo alcance que se ha dado en llamar desarrollo económico sostenible. Algo ya hemos andado en estos años anteriores.

Por ejemplo, en el período de bonanza económica, nuestro empleo creció más que el de otras grandes ciudades. Pero no sobre la base de una construcción residencial desaforada, sino del crecimiento de los servicios y de la consolidación e impulso de nuestro sector industrial, con apuestas claves en materia tecnológica y aeronáutica, por ejemplo. Eso ha permitido que, ahora que vienen mal dadas, también seamos, entre las grandes ciudades, una de las que menos ve crecer el desempleo, que aún así ha crecido mucho, lo que es un grave problema individual y colectivo.

Sevilla como capital de la Andalucía Sostenible, está un lugar y en un momento referencial de cara a la nueva estrategia. Tenemos sólidos fundamentos: un modelo de ciudad que promueve la sostenibilidad, bien definido tanto en nuestra planificación urbanística como la estratégica de Sevilla, una base tecnológica creciente, también materia de energías renovables. Existe coincidencia de gobiernos e instituciones que creen en la nueva economía sostenible en todas nuestras escalas territoriales. Y una base formativa y de recursos humanos de primer orden.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s