"Las noticias serán lo que digamos que son"



… Los grupos de presión toman conciencia de su importancia y prefieren actuar directamente desde los medios antes incluso que desde las instituciones. El resultado es que hoy -aquí, en Estados Unidos o en el resto del mundo- las campañas ideológicas que construyen o desequilibran el poder se articulan en buena medida desde los medios, aunque reviertan luego en los partidos como centros formales de ese poder.

… El problema surge, precisamente, cuando su comportamiento pone de manifiesto una evidente y declarada ausencia de vocación informativa. Puede que los hombres de Obama pequen de inoportunidad o incorrección política al acusar directamente a Fox de “no estar ya en el negocio de la información”, de ser sólo “una marca ideológica”, pero pocos dudan sobre la veracidad de la acusación. El canal de Murdoch se caracteriza, precisamente, por no ocultar su voluntad de “construir una realidad a la medida de su público”, como declaraba David Boylan, patrón de la Fox en Florida, mientras añadía: “Las noticias serán lo que digamos que son”.

El Informe sobre la Democracia de 2009 recoge la evolución ideológica de las audiencias de diferentes medios españoles, atendiendo a su voto declarado en las campañas electorales. Llama la atención que, mientras los lectores del diario EL PAÍS se mantienen en un posicionamiento de centro izquierda (3,6 siendo 1 la extrema izquierda y 10 la extrema derecha), los de los medios conservadores giren firme y paulatinamente a la derecha. De un lado, los de sus representantes tradicionales acentúan el conservadurismo: Abc pasa del 6,0 en 1993 al 6,3 en 2008; la Cope, del 5,5 al 6,5. De otro, los lectores de El Mundo giran por completo y cruzan el Rubicón, pasando de la izquierda (valor 4,2 en 1993) a la derecha (valor 6,0 en 2008).

Se trata de un fenómeno importante, tanto por su cantidad, no menos de tres millones de ciudadanos de audiencia media diaria, como por su cualidad, pues contradice la hipótesis de la desideologización y moderación de las clases medias urbanas, perfil dominante entre los destinatarios de esos medios. ¿Cómo debe ser interpretado?…

Esa misma política vuelca hoy en Estados Unidos todos sus bríos contra Obama: deslegitimar sus acciones, bloquear sus iniciativas e imputarle las derrotas, acelerar la desilusión social con sus políticas, forma parte de una misma estrategia de desgaste en la que confluyen los lobbies afectados, los think tank de la derecha republicana y algunos medios conservadores.

Una sabia combinación entre derechización del pensamiento y capacidad para movilizar emociones ha otorgado a la “derecha mediática” un enorme papel ideológico y político con un resultado evidente: facilitar la derechización de intelectuales y capas medias de profesionales. En todo el mundo y, desde luego, en España.

( Por Ignacio Muro Benayas, economista y profesor de Periodismo en la Universidad Carlos III  de Madrid )

Artículo completo, aquí

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s