¿Alcalino?

el correo de andalucia

 Se levanta el telón y aparecen 33 concejales aporreando un tamborcito, a dos manos. Sólo es una metáfora, y no muy sutil que digamos, porque es el viejo anuncio de las pilas alcalinas. El caso es que ahí los tenemos, dale que te pego. Pasan los años, nada menos que diez, y el telón sube y baja hasta que al final sólo queda uno, que dura y dura y dura. Y resulta que el que aguanta es Alfredo Sánchez Monteseirín, alcalde de Sevilla desde 1999, el único concejal que resiste desde entonces (…)

En 1999 ya tenía fama de dos cosas: le gustaba la proyección mediática y era blando para lo que se estilaba en política. Todavía no había aparecido en la escena pública Rodríguez Zapatero, así que a nadie se le ocurrió llamarle el Bambi sevillano. Con el tiempo se le ha curtido la piel y se le ha retorcido el colmillo a base de trienios en la gestión de la cosa pública.

Médico como quería su padre, el profesor Juan Luis Sánchez Centeno, el joven Alfredo se hizo galeno porque “quería ayudar a la gente”. Aquello le gustaba, tanto que de no haber sido político habría acabado como ginecólogo, que para eso fue discípulo del doctor Bedoya. Monteseirín ejerció la medicina (San Lázaro, la Bachillera) y al final se sacó las oposiciones de médico inspector de la Seguridad Social. Cuando inició su carrera a la Alcaldía parecía el niño bueno que no ha roto un plato, una imagen contra la que luchó diciendo que sí, que podía ser “blando en las formas”, pero que a la que te descuidabas sacaba la “mala leche” si alguien iba de mala fe.

En julio de 1999 ya era alcalde. El PP no se lo podía creer, claro, lo suyo era como lo del Betis este año: pero si tenemos muy buen equipo, pero si somos mucho mejores que el Valladolid. Pero el Valladolid viene para acá, empata y esta temporada sigue en Primera, y el Betis en Segunda con todo su mejor equipo. La obsesión de que Monteseirín es poca cosa no se la ha quitado el PP desde entonces, y por eso mismo sufre mucho más en la oposición: te lo presenta como un blandito, pero siguen sin poder con él. Y entretanto ahí sigue el regidor de Sevilla, dale que te pego.

Monteseirín se llevó los comicios de 2003 (le sacó 11.000 votos al PP) y perdió las de 2007 por 4.000 papeletas… pero repitió como alcalde. “Gana el que gobierna”, repiten en su entorno, “¿o alguien cree que Luis Yáñez ganó en 1991 pese a que le sacó 31.000 votos a Rojas Marcos?”, que fue el alcalde tras pactar con el PP. Ahora ha cumplido una década en el cargo.

 

(…)

Dicen que le gusta más escribir que leer, que cree en el poder de la solidaridad, que se entusiasma con las nuevas tecnologías (y bien que lo demuestra en su blog personal http://www.smsevilla.blogspot.com) y que detesta la holgazanería. Teme a la soledad, pero curiosamente ahora se ha quedado solo… como posible candidato del PSOE para 2011. Quién sabe qué ocurrirá. “Estoy en mi mejor momento político y personal”, confesó este hombre que parece alimentarse con pilas alcalinas.

 

Alfredo Sánchez Monteseirín:El alcalde alcalino

Antonio Morente

El Correo de Andalucía

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s