Es indignante

 

Metro de SevillaEs indignante la campaña de desprestigio político y personal que el Partido Popular ha puesto en marcha contra  Manuel Chaves, por un incentivo concedido a una empresa  radicada en la provincia de Huelva. La concesión de la ayuda se ha ajustado escrupulosamente a la legalidad y ha seguido el procedimiento reglado, es decir, se han aplicado los mismos criterios que a otros centenares de empresas que se han acogido a esa línea que apoya la producción. El PP ha manipulado esta ayuda y la ha convertido en un ataque abyecto y mezquino contra la figura de Chaves por sólo el simple hecho de que una hija del ex presidente, una vez resuelto el expediente por parte de la Junta de Andalucía, comenzó a trabajar como una asalariada más de los cientos que tiene esa empresa.

 
No hay ninguna ilegalidad, ninguna anomalía, ningún tipo de favoritismo que justifique la campaña del PP, Todo está en regla, se ha actuado con total pulcritud, no hay nada que ocultar. Tan es así que desde el mes de enero se ha facilitado el acceso a los diputados del primer partido de la oposición para que estudien todo el procedimiento y, hace unos días, el expediente completo se ha entregado en el Parlamento. Lo único que mueve al PP es manchar gratuita y vilmente el honor y la trayectoria de un político tan honesto, íntegro y cabal como Chaves.

En el Partido Popular saben que mienten, pero les da igual, están intentando enfangar la vida política para tapar el escándalo de presunta corrupción que les afecta en el llamado caso Gurtel y en las investigaciones judiciales que apuntan a su tesorero nacional, el senador Luis Bárcenas. Y todo no vale en política, hay unas líneas rojas del juego democrático y de la decencia que no se han de sobrepasar, y la derecha lo está haciendo con creces, hasta el punto de politizar la justicia y poner en riesgo instituciones como el Tribunal Supremo por puro interés partidista. Han presentado una querella ante dicha instancia jurisdiccional y la han retirado ante el temor de que la archivaran por insolvente y ausencia de indicios de ilegalidad.

A nadie se le escapa que detrás de toda esta operación está la mano de Javier Arenas, un político que nunca gana y digiere mal las derrotas. Su reacción contra Chaves trasciende la política y entra de lleno en el ámbito de lo personal. No es más que el fruto de la obsesión patológica que Arenas practica hacia Chaves, es una manifestación palmaria del odio y el profundo resentimiento que siente contra el dirigente socialista que le ha ganado siempre las elecciones.

La derecha española ya orquestó una ofensiva de similares características contra Felipe González en la década de los noventa para intentar borrar de la memoria colectiva la gran transformación que vivió nuestro país durante sus años de mandato. Ahora, en Andalucía, Javier Arenas quiere hacer con Chaves lo mismo que hizo Aznar con Felipe. Estamos sencillamente ante una cacería contra un socialista honrado basada en malas artes y juego sucio, una maniobra que entendemos como una agresión ante la que no nos vamos a doblegar.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s