Si somos capaces de salir de la crisis sin menoscabar los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras, habremos demostrado, una vez más, que el progreso vence a la reacción, que la justicia vence a la avaricia, que la solidaridad vence al egoísmo

IMG00373-20090327-1141

Reconocer públicamente hechos solidarios y, más allá, las actitudes solidarias a lo largo de toda una vida, es hoy un hecho de pedagogía cívica de primer orden. Diríamos que es un acto de de educación para la ciudadanía, eso que tanto molesta a algunos. Por cierto, no sé que les ofende más, si la palabra educación o la palabra ciudadanía. Ambas son acciones peligrosas. Peligrosas para la insolidaridad, para el egoísmo, para la avaricia, para el sálvese quien pueda.

En este tiempo de grave crisis que estamos viviendo, y que se ceba sobre todo con los trabajadores, con los que pierden su empleo, creo que es importante todo lo que hagamos para promover los valores solidarios y prevenir la amenaza de la insolidaridad.

Creo que, afortunadamente, y a pesar de la dureza de las situaciones que están viviendo muchos miles de trabajadores y trabajadoras, en nuestro país esta crisis económica no ha derivado aún en crisis social. Y ello es debido tanto a la defensa de los derechos sociales que está haciendo el gobierno de la nación como, en coherencia con lo anterior, a la responsabilidad de los planteamientos de las centrales sindicales.

Además las medidas económicas, especialmente la que han supuesto en funcionamiento el extenso programa de obras públicas que estamos llevando adelante los ayuntamientos, están suponiendo un importante paliativo. Es una medida urgente, que está generando contratos, que está permitiendo conservar empleos, sobre todo en la construcción, y, por lo que se está viendo, también reducir el paro.

Por cierto, con los últimos datos en la mano, Sevilla está a la cabeza de España en la reducción del paro. Concretamente, si sumamos los meses de abril y mayo, Sevilla es la segunda provincia española en la que más desciende el paro en términos absolutos. Y en torno al 70% de esa reducción se produce en la ciudad. Puede ser una buena señal, debemos de ser cautos.Pero al menos parece que algo estaremos haciendo aquí mejor que en otras partes, mejor que en otros lugares.

Si somos capaces de salir de la crisis sin menoscabar los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras, habremos demostrado, una vez más, que el progreso vence a la reacción, que la justicia vence a la avaricia, que la solidaridad vence al egoísmo.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s