Pero es que yo no he visto otra cosa igual en el mundo

feriametrofoto:DdS

La Feria se aproxima a la perfección

 

Ponerse a decir que la feria se la inventaron unos vascos. Que esto era para entretener a los tratantes de ganado. Y que así hasta llenar primero el Prado de San Sebastián y luego donde nos agolpamos ahora, es simplificar lo que está pasando en Sevilla.

Yo mismo, que no bailo y que no aguanto de pie, ayer mismo eché más de doce horas de un sitio a otro. Casi nunca he hecho amigos nuevos en la feria que es uno de los mitos de la cosa pero es verdad que está uno más cariñoso que de costumbre y te acabas alegrando de ver a los que estas hartito de ver todos los días. Por cierto, cuando yo empecé con esto, las mujeres no iban de noche vestidas de flamenca y ahora raro es no verlas con la flor a media asta de regreso a las cinco de la mañana.

Otra cosa que me dijeron mis maestros es que al mediodía no se lleva camisa de color porque si sudas (con perdón) se te ve más que si llevas camisa blanca y de noche siempre de oscuro. Pero hoy nadie hace caso. Ni yo mismo que entré al mediodía cumpliendo y me fui a las tantas llevando la misma chaqueta clara que me delataba. Lo de sudar ha dejado también de ser una tradición no sé bien por qué pero se pasa menos calor. O es por el cambio climático o porque los de las casetas lo han resuelto de alguna forma. Ya sé que para hablar de la feria hay especialistas y aun a ellos les resulta difícil escapar del tópico.

Pero es que yo no he visto otra cosa igual en el mundo. Ese orden perfecto, esa sincronía espontánea de actos. Parece todo tan sencillo pero es de una complejidad que requiere de una organización que en realidad no es identificable porque son una suma de pequeñas organizaciones vigiladas por un Ayuntamiento eficiente y prudente que se cuida de no tomar más decisiones que las imprescindibles y no va con ocurrencias.

Mi única innovación este año ha sido incorporar a la moto como medio de transporte que es lograr la perfección en el siempre dramático momento del regreso. La ida es llevadera pero volver y tener o mi moto, o el metro o la lanzadera convierte a la feria en un placer sin mezcla de mal alguno. Y eso que ni tengo caseta y soy, creo que se sabe, de Cádiz.

Carlos Rosado Cobián /Abogado /

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s