Amor y español en Sevilla

banner
September 14, 2007

“Vivo en Sevilla y me encanta la literatura , y bueno no era muy fanática de la tecnología y menos del ciberespacio, y mucho menos aún de andar hablando con desconocidos, pero por una de esas cosas del destino Sevilla, el idioma español, internet y el idioma francés, terminaron cambiando un poquito mi vida (bueno, bastante).

Nunca fui muy asidua a internet incluso mi e-mail estaba en e olvido, pero hace dos años, por mi cumpleaños, me regalaron uno y no tenía otra que darle un buen uso.

Recuerdo que tuve que limpiar mi cuenta, que tenía más de 100 mensajes de correo basura. Luego entré al chat y fui aceptando a todos los amigos que desde hace más de un año me habían invitado a agregarlos en mi lista.

Nunca suelo leer el correo basura aún cuando me los mandan mis amigas (y sobre todo si me los mandan ellas que a veces son esas tonterías de cartas en cadenas). Entonces, un día me llegó una invitación a uno de esos chats abiertos de personas que se conectan desde todas partes del mundo.

Era una amiga la que me envió la invitación, al principio lo pasé de lado, qué se creía ella para mandarme eso ¡si recién estaba acostumbrándome a la internet! No iba a mandarme a esos salones de charlas con desconocidos.

Pero por alguna razón, semanas después, me dio la curiosidad y decidí entrar a uno de esos grupos de conversación.

Al principio entré y me aburrí bastante, por lo que comencé a buscar los grupos temáticos. Siempre me ha gustado la literatura y quería estudiar esa carrera en la universidad. También sabía que encontrar a otras personas con esos gustos no era muy fácil y menos en un medio tan masivo como internet a donde la gente va a ‘pasar el rato’.

Entre en un grupo de conversación sobre libros, la discusión era más social pero igual quería decir algo. Saludé, puse mi nombre y mis intereses. Nadie me habló por cerca de media hasta que alguien me saludó, se veía bastante emocionado por que compartíamos el gusto por las obras de Borges y también quería estudiar literatura.

Su nick era algo como noir33, y bueno le seguí la conversación, al principio, por diversión. Luego me dijo que estaba interesado en que habláramos más seguido. Personalmente creí que era la cosa más absurda, me habían contado de la sarta de cosas que pasaban en internet con desconocidos y yo no tenía ganas de pasar una mala experiencia, aún cuando fuera virtual.

El caso es que pasé como una semana sin entrar al chat, no porque ese chico se hubiera portado mal sino porque simplemente el asunto realmente me crispaba los medios.

Sin embargo al revisar mi correo me di cuenta que había recibido e-mail de noir33, cuando lo leí me di cuenta que era un chico muy cortés y con un pésimo manejo del idioma español, tan malo que tuve suponer que no era de aquí. Por alguna razón le respondí ese correo y a partir de entonces comenzamos una serie de comunicaciones que se prolongaron por un año.

Se llamaba Pierre y era francés, vivía en Lyon, y aunque amaba escritores en lengua española era pésimo manejando el idioma. Yo sabía algo de francés por los viajes que había hecho a París con mi colegio, pero tampoco era muy buena.

A pesar de la traba con el idioma nos hicimos muy buenos amigos, creo que éramos lo suficientemente tímidos y honestos como para no pretender nada más por ciberespacio.

Al pasar ese año, cuando llegaron las ‘vacaciones’ Pierre me dijo que quería venir a España a visitarme. Le dije que no había problema así que vino con un grupo de amigos hasta Sevilla.

La pasamos muy bien juntos y sin querer sus vacaciones se prolongaron más y más hasta que decidió quedarse a estudiar en Sevilla conmigo (sí pues, dicen que los franceses son románticos y miren con qué vino este).

El caso es que era pésimo hablando español pero ya que habíamos ‘formalizado’ nuestra relación, mis padres no tuvieron problema en que se quedara en casa. Mientras yo comenzaba a prepararme para el ingreso a la universidad él estudiaba conmigo a modo de práctica y también tomaba unas clases de español en una escuela de idiomas. 

Supongo que fueron sus dos amores (la literatura y por supuesto yo) los que hicieron que se acostumbrara rápido al español, eso y sobre todo que se encontraba en un medio en donde solo hablábamos ese idioma: la casa, la calle, los amigos en común y la escuela de idiomas.

Finalmente ingresamos a la universidad y ya llevamos un año juntos, todo va súper, él se mueve con mucha soltura y se comunica perfectamente en español y también me quiere convencer de que me vaya un tiempo a Francia (eso será dentro de bastante tiempo) con él para que yo aprenda mejor el francés.

En fin, no se que pasará de acá a unos años, solo se que ahora todo está genial para mí y Pierre, aún con el problema del idioma si alguien realmente quiere puede hacer lo que desee.”

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s