"Cristo de San Juan de la Cruz" en Sevilla (Plaza de El Salvador)

El siguiente texto es un extracto del ensayo “La Colección Clot – Una Aventura Sorprendente” del fotógrafo, escritor y cineasta Robert Descharnes.

“Todas las obras fueron modeladas por Dalí directamente en cera, en su casa de Port Lligat. Cada original que surgió de sus manos fue fundido a continuación por el procedimiento llamado “a la cera perdida” para obtener un molde original, fiel a la obra creada. Este procedimiento, se considera el medio más noble en el Arte de fundir. No existe otra técnica tan fina para obtener un bronce perfecto. Dalí, como los griegos clásicos, lo sabía. Exigente, quiso que sus esculturas se fundieran siempre de esa forma, y que luego fueran cinceladas y bruñidas en las mejores fundiciones de Arte de Italia, Francia y España, con las que trabajaba desde hacía años.

Como amigo, tuve la suerte de estar a su lado, charlando informalmente, mientras él modelaba las piezas de la colección. Para aquel trabajo de escultor, el artista había adoptado todo un ritual: tenía que ser a una hora precisa del día, fuera del taller, preferiblemente e verano y con sol. Así pues, a última hora de la mañana, después de las doce, Dalí abandonaba los pinceles y cambiaba el taller por el borde de la piscina.

Allí, cómodamente instalado en un gran puf, modelaba hasta la hora de reunirse con Gala para comer una parrillada de pescado. Era un placer observar la libertad con que creaba. Pero ¿Por qué tenía que ser precisamente en aquel lugar? Porque allí hacía sol. Y el calor del sol de verano era necesario para ablandar, separar y devanar aquella fina tira de cera blanca de dos milímetros de espesor por quince centímetros de largo, que esperaba, enrollada en un ovillo. Muchas veces yo mismo fui a encargar cera a la antigua tienda Sennelier, en el Quai Voltaire, frente al museo del Louvre, donde Dalí realizaba sus compras desde los años treinta.

Una vez desenrollados unos metros de cera, iniciaba un hábil juego de manos, que consistía en expertos pliegues más que en un auténtico modelado. Asistí al nacimiento de un nuevo Arte de esculpir: “¡la papiroflexia u origami Dalíniano!”.

Describo estos detalles para evocar la particular atmósfera de placer e independencia donde vieron la luz las esculturas de la Colección Clot. Aquel aficionado no había impuesto al artista ningún deseo ni limitación. Y esta libertad creativa permitió que el conjunto alcanzase el primerísimo plano que hoy ocupa en la obra escultórica de Salvador Dalí.”

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s