La Caja de Plata de la BIACS

Necesitan fotografías de los internautas también Giselle Beiguelman y José Carlos Silvestre que, en el proyecto Filosofía de la Caja de Plata, proyectan las imágenes en Internet y en la Biacs, después de manipularlas con un software que las transforma en interfaces inmersivas, con forma de objetos tridimensionales en movimiento perpetuo.

Permite la interacción online también Ex-îles (Exilios/ Ex-Islas), una instalación de Electronic Shadow, que forma parte de la sección de arquitectura biomórfica, comisariada por Marie-Ange Brayer. Ex-îles quiere redefinir el concepto de territorio, mediante un estanque donde el espectador puede nadar virtualmente, dejando tras de sí el rastro de su paso dibujado en una línea luminosa, parecida a la estructura del ADN, que se mezcla con otras líneas activadas por los internautas desde la web. El agua del estanque se convierte así en el cruce de la realidad física y la digital, a través de la noción de sombra electrónica, generada del encuentro entre la luz y el cuerpo del visitante.

La relación entre el espacio físico y el virtual se plasma también en la tecnopolis subterránea de Water 4 Bits, un proyecto del colectivo español Hackitectura.net, que pretende ofrecer una segunda oportunidad al Pabellón de Europa, un vestigio de la Expo’ 92 , en ruina y parcialmente inundado.

Water 4 Bits es una instalación sincronizada y visitable en el espacio físico del pabellón y en el espacio digital de su clon tridimensional, construido en el mundo sintético de Open Simulator, una versión libre y distribuida de Second Life. En este espacio virtual, que puede ser recorrido por los visitantes, se visualizan los datos ambientales del pabellón, recogidos en tiempo real por medio de sensores, a la vez que se presenta un proyecto para su transformación en un medialab ciudadano experimental.

De la relación entre tecnología y naturaleza surge Akousmaflore, un proyecto del colectivo francés Cosmoscene, que utiliza los sensores naturales de los vegetales para crear un pequeño jardín musical e interactivo, donde cada planta emite un sonido concreto, según el tipo de contacto. El aura eléctrica y térmica invisible del público actúa sobre hojas y flores, de modo que éstas generan una melodía si los espectadores las acarician suavemente o percibiendo su calor si pasan muy cerca de ellas.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s