La Bienal de Arte Contempráneo de Sevilla se conecta:el público puede participar en la gran mayoría de las obras, tanto físicamente como a través de su teléfono móvil o de Internet

REPORTAJE EN EL PAIS : R. BOSCO / S. CALDANA 09/10/2008

Democrática, participativa e intuitiva, Youniverse, la tercera edición de la Bienal de Arte Contemporáneo de Sevilla (Biacs), abierta en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), hasta el 11 de enero, quiere establecer una nueva complicidad entre el gran público y el arte digital.

Su comisario Peter Weibel, director del ZKM del Karlsruhe (Alemania), ha elegido una serie de obras que no sólo requieren la participación directa del espectador, sino que le revelan sus mecanismos ocultos, haciéndole realmente partícipe del proceso.

La selección reúne unas 200 piezas, que utilizan todo tipo de recursos y van desde obras pioneras de los años sesenta y setenta hasta proyectos concebidos especialmente para el evento. “La idea es que el consumidor se convierta en productor y el visitante pase a formar parte del contenido”, indica Weibel, autor también de Flick-se, una obra que permite a los visitantes de la Biacs formar parte de la muestra, introduciendo sus propios retratos a través de un fotomatón instalado en la librería del museo.

No siempre se trata de una interacción consciente. A veces el espectador es simplemente utilizado por la pieza, como en el caso de Helios, una escultura luminosa, que reacciona a los datos ambientales y al movimiento del público, creada por la artista alemana Rosalie para la iglesia del Monasterio de la Cartuja, sede del CAAC.

En el refectorio, una de las estancias más antiguas del conjunto monumental, el colectivo alemán RobotLab ha instalado un robot amanuense, que va caligrafiando la Biblia con tinta sobre pergamino, durante toda la bienal. La obra, que al final tendrá más de tres millones de caracteres grabados en 73 libros, se sitúa entre la escritura humana y la impresión mecánica, que sustituyó a los monjes y trastocó el concepto de original y copia.

A pesar de que la web de la Biacs no es la que cabría esperar de un evento que aboga por la conectividad total, la gran mayoría de proyectos son accesibles desde sus propios sitios y muchos permiten la participación de los internautas. Es el caso de Aland, de Philippe Pocock, una compleja interpretación digital de Al Andalus, que se compone de una versión en Second Life, generada a partir de la conversión algorítmica de textos básicos musulmanes, judíos y cristianos, y una versión contemporánea que acepta colaboraciones en forma de imágenes.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s