¿Cuándo llegamos a Sevilla?,preguntaba su madre al entrar en Colliure.

 

Colliure

 

Un rincón en el mundo

Detrás de una frontera,

O detrás de los años y los amaneceres

Con la esquina doblada

Como la página de un libro,

O detrás de las curvas de una guerra.

 

Se conmueve el camino a la orilla del mar.

Parece un látigo en el aire

De febrero lluvioso.

Cuando baja del coche,

Angel González duda,

Pone sus pies heridos en la historia

Y sube muy despacio,

Entre muros franceses

Y casas repintadas

con el  azul de los veranos,

hasta llegar al cementerio.

 

Lo que nos trae aquí,

No es el sol de la infancia.

 

Los lugares sagrados nos permiten vivir

Una historia de todos en primera persona.

Las flores de la tumba de Machado

Imitan el color de una bandera

Sagrada por mandato

De mi melancolía.

 

Aquello que perdimos una vez,

Y el frío de las manos, la palabra en el tiempo,

El dolor de las vidas que se cortan

En el cristal de los destinos rotos,

Descansa hoy, casi desnudo,

En una tumba de poeta.

 

¿Cuándo llegamos a Sevilla?,

preguntaba su madre al entrar en Colliure.

 

Qué difícil la suerte

De los pueblos que viven protegidos

Por la misericordia de un poema.

Qué difícil la última

soledad de Machado.

La luna llega al mar,

El mar llega a Sevilla,

Nosotros a un recuerdo

Y a esta pálida,

Desarmada emoción

De compartir una derrota.

 

Luis Garcia Montero

 Vista Cansada

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s