El quinto centenario de la Catedral coincide con su salvación como monumento.

 La Catedral de Sevilla se deshacía, literalmente. Advertencias de los expertos, alertas de la Unesco,… se sucedían mientras seguían vertiéndose toneladas diarias de contaminación sobre sus venerables piedras. Piedras que han resistido siglos, con los cataclismos propio de la historia, pero que estaban a punto de perder la batalla contra el enloquecido tráfico urbano de finales del siglo XX. Un pueblo culto, sensible al arte, orgulloso de su pasado, no puede permitir semejante desafuero impasiblemente. Cada día que pasaba, estábamos más cerca de ser señalados como bárbaros por las generaciones futuras de sevillanos.

Por eso, cuando la autoridad de la ciudad tomó la decisión de aplicar de una vez por todas lo que tanto se había anunciado y debatido, la inmensa mayoría de los ciudadanos apoyaron sensatamente la decisión. Es contradictorio ser un amante de la historia y las tradiciones de Sevilla, de su personalidad, y al mismo tiempo contribuir a la degradación de su patrimonio por el empeño de llegar en coche hasta la misma puerta de su comercio o cafetería favorita.

De esta necesidad de salvar nuestro patrimonio, ha nacido la virtud de hacer de la Avenida uno de los paseos más hermosos que se pudieran concebir. Junto al mejor “cahíz de tierra del mundo”, al pié de la catedral, que es un símbolo no de Sevilla sino de la cultura occidental, con sombra, bancos, árboles (naranjos, árboles de las orquídeas y robinias), espacio para el paseo, para el ocio, para vivir y disfrutar la ciudad. Uno de los más hermosos de Europa.
Más datos,aquí:
http://smsevilla.blogspot.com/2006/08/informe-de-la-unesco.html
http://smsevilla.blogspot.com/2006/08/cdigo-rojo-en-la-avenida.html
http://smsevilla.blogspot.com/2006/08/asociacin-de-vecinos-torre-del-oro.html

 

El proyecto de peatonalización del Casco Histórico es una apuesta clara por la recuperación del espacio público. Así se resuelve el conflicto entre calles que no están creadas para tantos coches y ciudadanos que no pueden transitar por ellas.

La Plaza de la Alfalfa y su entorno, la Alameda, la Plaza de la Encarnación, y el eje San Fernando-Avenida-Plaza Nueva. ya se han ganado para el disfrute de los ciudadanos. Las zonas ya peatonalizadas y sus alrededores vuelven a ser espacios cívicos, de convivencia y de cultura, que invitan al placer del paseo y favorecen la actividad comercial.

El exceso de tráfico y contaminación estaban destruyendo nuestro Casco Histórico. La mayor Catedral gótica del mundo, la de Sevilla, sufría una elevada exposición al dióxido de azufre generador del mal de la piedra.

Pero no solo se producía contaminación ambiental, también una fuerte contaminación acústica que se ha reducido significativamente con la nueva peatonalización.

Para mantener vivo el favorecer la movilidad en el Casco Histórico y en toda la ciudad, se ha optado por el desarrollo de nuevos medios de transporte no contaminantes.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s